8 de marzo, por Laura Gallardo

835

laura3Las brechas de género se establecen en distintas esferas, como la doméstica, el acceso a la salud o la desigualdad en el trabajo. En nuestro país en el ámbito laboral existen áreas en que los espacios todavía deben ser ganados con mayor esfuerzo, por el simple hecho de ser mujeres y donde las dinámicas sexistas aún se mantienen. Este es el caso del mundo de las Ciencias y la Investigación, en el cual, a nivel general, todavía ocurren situaciones como la menor promoción de  mujeres en cargos directivos; la diferencia de remuneraciones para un mismo puesto, entre otros ejemplos.

En Chile, y de acuerdo a datos de CONICYT, entre los años 2001 y 2011 el porcentaje de investigadoras en los diversos proyectos que financia dicha institución, ha aumentado de un 25% a más de un 40%. Dato no menor, pero todavía queda mucho por avanzar, por ejemplo incentivando puestos de trabajo en los que se puedan conciliar los roles familiares y laborales, tanto para trabajadoras como trabajadores; o en el ámbito de la maternidad resguardando el acceso a salas cunas u otras iniciativas que avancen y promuevan la inclusión.

Este año, asumí la Dirección del Fondap «Center for Climate and Resilience Research» (CR2) siendo la primera mujer a cargo de un Centro de Excelencia de esta naturaleza en nuestro país y en el cual participan un amplio número de mujeres profesionales y destacadas científicas liderando y ejecutando diferentes proyectos del CR2. Y hoy, en que se rememora el Día Internacional de los Derechos de la Mujer, quiero saludar a mis colegas y compañeras de trabajo, pero por sobre todo quiero apelar a lo mucho que falta por avanzar en el mundo de las Ciencias para llegar a una real igualdad de derechos entre mujeres y hombres.