Acuerdo de París: la necesidad de una Ley de Cambio Climático para Chile (El Mostrador)

    1289

    Columna de Paola Vasconi publicada en El Mostrador

    París, sábado 12 de diciembre 2015, día histórico en 20 años de negociaciones climáticas, los Estados parte (195 naciones) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, después de 2 semanas intensas de discusiones, adoptaron un nuevo Acuerdo Climático que comenzará a regir a partir del 2020. Con ello finalizan 4 años de negociaciones de la Plataforma de Durban que en el 2011 estableció la Hoja de Ruta para su concreción.

    Es claro que el Acuerdo alcanzado no logró el nivel de ambición deseado y necesario para mantener el incremento de la temperatura media del planeta por debajo de los 2°C, de manera de evitar así una catástrofe climática sin precedentes en la historia de la humanidad, pero sí marca el punto de inicio y la Hoja de Ruta para la descarbonización de las sociedades y economías y el camino hacia la construcción de naciones resilientes a los impactos del cambio climático.

    Los esfuerzos y el trabajo, de ahora en más, para aumentar el nivel de ambición y nivel el compromiso de los países en materia de mitigación, adaptación y financiamiento, deberá centrarse al interior de los mismos, donde la ciudadanía deberá jugar un rol central, exigiendo y fiscalizando el cumplimiento de los compromisos adquiridos a través de las llamadas contribuciones nacionales (INDC).

    Pero más allá del Acuerdo de París y los resultados de la COP21, los efectos del cambio climático ya se están manifestando en varias partes del planeta, y Chile no es la excepción. Desde hace al menos 5 años nuestro país experimenta una sequía extrema y varias comunas han tenido que ser decretadas zonas de escasez hídrica debido a la afectación en la disponibilidad del agua para el consumo humano y la agricultura, entre otros. También se ha registrado un aumento de los eventos climáticos extremos asociados, por un lado, a intensas lluvias que han provocado inundaciones y aluviones y, por el otro, a olas de altas temperaturas principalmente en las ciudades. Un impacto no menor ha sido el aumento sostenido de incendios forestales con el consecuente deterioro de masas boscosas y pérdida de biodiversidad, desproveyéndonos de los servicios ecosistémicos de los que tanto dependemos.

    En este escenario, Chile de a poco ha avanzado en el diseño de un marco institucional y de políticas públicas para abordar el cambio climático en el territorio nacional, entre las que se destacan el desarrollo del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2008-2012 y su continuidad 2016-2021 (en etapa de elaboración), el Plan Nacional de Adaptación y sus planes sectoriales, y la Contribución Nacional que hizo Chile en el marco del nuevo Acuerdo Climático a nivel global. Abordar el cambio climático en toda su complejidad, sin embargo, requiere que nuestro país fortalezca el marco institucional y legal para abordar esta temática.

    Convencidos de este paso necesario, desde Adapt-Chile y junto con el CR2 de la Universidad de Chile, estamos desarrollando el proyecto “Propuesta de Marco Legal e Institucional para Abordar el Cambio Climático en Chile”, apoyado por el Fondo de Prosperidad de la Embajada Británica en Santiago, cuyo objetivo principal es aportar a la discusión pública sobre la necesidad y viabilidad de una ley de cambio climático para Chile, revisando legislación comparada y reflexionado sobre los insumos y contenidos básicos para una eventual Ley de esta naturaleza en nuestro ordenamiento jurídico. En esta línea, además, hemos impulsado, con la participación de diputados y senadores de diferentes tendencias políticas, la creación de la Bancada Climática buscando el apoyo transversal que se necesita para avanzar en la discusión de una futura Ley Climática para Chile. Nuestro proyecto ha involucrado a la academia, el sector público y privado, los municipios, las ongs y la sociedad civil con la convicción de que enfrentar el cambio climático requiere el esfuerzo e involucramiento de todos los sectores y actores de la sociedad.

    El compromiso político con el cambio climático que a nivel internacional ha expresado Chile, evidenciado en todas sus intervenciones a lo largo de estas dos semanas de participación en la COP21, pero sobre todo en el discurso de cierre de nuestro país realizado por el subsecretario de Medio Ambiente Marcelo Mena, debe tener un correlato a nivel nacional. Ese correlato, desde nuestra mirada, requiere que Chile dé un paso más allá, avanzando hacia la generación de una Ley de Cambio Climático que permita, entre otras, dar la relevancia política, institucional, económica, financiera, ciudadana, que tiene este tema para el país.

    Leer en El Mostrador