Análisis: Incendios en Aysén | (CR)2

799

René Garreaud Salazar
Subdirector Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, profesor titular Departamento de Geofísica FCFM Universidad de Chile.

La Patagonia es una región caracterizada por el viento, las nubes, la lluvia y el hielo. Esto se debe al permanente paso de sistemas frontales inmersos en el cinturón de los vientos del oeste, los que producen extensas cubiertas nubosas. Incluso en condiciones de «buen tiempo» los Andes australes generan nubes a barlovento y sotavento. Es por esto que las imágenes satelitales obtenidas el lunes 4 de febrero del 2019 son excepcionales, pues la Patagonia -y los océanos adyacentes- aparece completamente descubierta (Figura 1). Pero ese día también fue excepcional en otros aspectos, pues se alcanzaron temperaturas sobre los 33 °C en gran parte de la zona centro-sur de Chile y el suroeste de Argentina (Figura 2) como consecuencia de un intenso centro de alta presión sobre el extremo sur del continente, el que se desplazó lentamente desde el Pacifico hasta el Atlántico (Figura 1). Las temperaturas fueron particularmente cálidas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, rompiendo récords de temperatura máxima en varias estaciones de nuestro país.