Bacterias pueden alertar sobre derretimiento acelerado de glaciares (SciDev.net)

101

Por Lorena Guzmán

Cambios en la composición de la población de microorganismos en las costas de las zonas polares del planeta podría alertar sobre el aumento de la velocidad de derretimiento de los glaciares, según un estudio publicado en la revista Microorganisms.

Durante los últimos 50 años, la temperatura en la Península Antártica Occidental subió cuatro veces más rápido que la tasa promedio de calentamiento del resto del planeta. Ello ha acelerado el derretimiento de los glaciares y aumentando la cantidad de agua dulce que llega al océano.

Con el objetivo de determinar cuál es el efecto de ese derretimiento en las bacterias que viven en los primeros cinco metros del mar, investigadores tomaron muestras en la bahía Chile, en la Isla Greenwich, en el verano de 2016. Estudiando el ADN de esos microorganismos descubrieron que a medida que el agua dulce que forma los glaciares se mezcla con el agua salada del mar y que disminuye la salinidad, las comunidades bacterianas efectivamente varían.

Los investigadores tomaron muestras de hielo de glaciar para identificar la comunidad microbiana que vive en él, para luego usarlas en experimentos controlados que recrean las condiciones naturales. Crédito de la imagen: María Estrella Alcamán.

Las bacterias que viven en el hielo son distintas a las que habitan en el mar. Aunque ambos grupos tienen encuentros constantes por el derretimiento de los glaciares, cuando ese proceso se acelera estos microorganismos comienzan a rivalizar.

“Si bien no compiten por alimento, porque hay de sobra, sí lo hacen por espacio”, dijo a SciDev.Net María Estrella Alcamán, investigadora postdoctoral del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 y del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción, ambos en Chile, y coautora del estudio.

De esta manera, cuando llegan al mar las bacterias del hielo hacen retroceder a las del agua salada. Pero en menos de 48 horas, estas últimas logran recuperarse mostrando resiliencia, mientras que las primeras pierden la batalla.

Los investigadores confirmaron los hallazgos con experimentos controlados que simulaban las mismas condiciones que encontraron en la bahía.

“La presencia de las bacterias del hielo en el mar son un buen indicador del derretimiento de los glaciares. Si se encuentran en forma abundante son una alerta de un posible deshielo acelerado”, explicó la investigadora.

Dado que en ambos hemisferios en los climas polares hay bacterias similares, este experimento podría volverse un marcador del derretimiento acelerado de los glaciares, pero calibrándolo según la zona. En el área de estudio, los investigadores midieron un cambio en la salinidad de 10 veces, pero eso puede ser distinto en la Patagonia o en Groenlandia.

Aunque las bacterias del mar se recuperan después de un par de días, se desconoce cuál podría ser el efecto a gran escala y a lo largo del tiempo. Parte del papel de estas bacterias es descomponer los organismos muertos y devolver esa materia al ambiente en forma de nutrientes inorgánicos, explicó a SciDev.Net Fabrice Lambert, académico del Departamento de Geografía Física de la Universidad Católica, e investigador del CR2, y quien no fue parte del trabajo.

También se desconoce el efecto que podría tener en el krill o en otras especies. Incluso en la Patagonia chilena, por ejemplo, se podría ver perjudicado las condiciones necesarias para el cultivo de salmones, aseguró Lambert. Se necesitan más estudios para determinarlo.

Por otra parte, estos cambios también podrían afectar el balance de los ciclos del carbono y del nitrógeno. Mientras las bacterias del mar están disminuidas se altera la fijación del carbono y el proceso de fotosíntesis, pero cuando la comunidad se recupera vuelve el equilibrio. Es necesario ver qué ocurre a más largo plazo, dijo Alcamán.

Leer en SciDev.net