Chile figura entre los 30 países mejor preparados para enfrentar el cambio climático (La Tercera)

343

Así lo revela índice elaborado por la U. de Notre Dame, el que es encabezado por Nueva Zelanda.

Por C. González y C. Espinoza.

Chile es uno de los países mejor preparados para hacer frente al calentamiento del planeta, según el Índice de Adaptación Global al Cambio Climático (ND-GAIN) publicado por la U. de Notre Dame. El país ocupa el lugar número 30 entre 180 países incluidos en el informe.

El indicador es liderado por Nueva Zelanda y Eritrea figura como el último de la lista (ver nota secundaria).

¿Qué tan bueno es ocupar el lugar 30? Martín Murillo, uno de los autores del documento, señala a La Tercera que la puntuación lograda por el país indica que lo está haciendo bien, “pero necesita un gran esfuerzo para alcanzar el mismo nivel de las principales naciones como Nueva Zelanda y Noruega”.

El indicador ND-GAIN se conforma con dos componentes: la vulnerabilidad y la preparación. La primera representa la vulnerabilidad de la nación a los efectos del cambio climático y la preparación mide la capacidad de un país para aprovechar las inversiones y convertirlas en acciones de adaptación.

Murillo explica que Chile está bien preparado para absorber las inversiones enfocadas al cambio climático. “Esto significa que las estructuras del gobierno -económicas y sociales- son apropiadas, pero lejos de ser perfectas”, dice. Del mismo modo, la vulnerabilidad con el cambio climático es relativamente baja. “Sin embargo, se puede hacer mucho mejor. La buena noticia es que Chile ha mejorado su preparación y la puntuación de la vulnerabilidad en los últimos 20 años”, agrega.

Para los expertos de la U. de Notre Dame, a nivel de vulnerabilidad, los mayores retos para el país es en las áreas de ecosistemas y hábitat. “Podría mejorar su protección de su biomasa, participar más en las convenciones internacionales y disminuir su concentración urbana”, señala el documento.

En el campo de la preparación, Murillo dice que Chile lo hace bien en el gobierno y en los sectores de la economía. “Pero debe cambiar en el sector social, por ejemplo, mejorar la desigualdad, mejorar su educación para todo el mundo, y más innovación”, explica.

Política climática

Sobre los resultados, Fernando Farías, jefe del Departamento de Cambio Climático del Ministerio del Medio Ambiente dice que la gestión de la adaptación climática en Chile aparece bien valorada porque se está reconociendo un trabajo sistemático de varios años en política climática en el país.

Sin embargo, aclara que los datos con los que se construyó el índice no consideran los cambios reales que ha sufrido el país en los últimos años, como la disminución de la oferta de recursos hídricos. “Tener un buen índice no significa que Chile no será afectado. En estos indicadores hay información que no siempre está actualizada o no cuentan con toda la información. Todavía hay mucho que estudiar y entender respecto a los impactos que tendrá el cambio climático en Chile para tener una evaluación de la vulnerabilidad y de los riesgos que sea completa”, advierte Farías.

El funcionario aclara que de acuerdo a los parámetros de la ONU, Chile posee siete de las nueve características que definen a un país como vulnerable, que incluyen desde áreas de borde costero de baja altura hasta zonas expuestas al deterioro forestal. “Es un país vulnerable, pero comparativamente con otros países puede figurar menos vulnerable, especialmente si se compara con naciones golpeadas por eventos climáticos extremos”, dice Farías.

La experta Paulina Aldunce del Centro del Clima y la Resiliencia (CR2), dice que el indicador es un muy buen índice, pero no dice “cómo estamos en términos de políticas, incorporación en educación, mitigación, inventario de Gases de Efecto Invernadero”, entre otros factores.

Planes de adaptación en el país

Desde el Ministerio de Medio Ambiente, Fernando Farías explica que de los nueve planes de adaptación programados por el país, tres ya han sido aprobados: Sector Silvoagropecuario (2013) , Biodiversidad (2014), Pesca y Acuicultura (2015). En elaboración, para ser finalizados en 2016, se encuentran: Salud e Infraestructura, los que serán sometidos a consulta pública. Los planes programados para 2017-2018, son Ciudades, Energía, Recursos Hídricos y Turismo.

“Para cada uno de los ya aprobados nos hemos preocupado de trabajar como Oficina de Cambio Climático del ministerio conjuntamente con los ministerios y subsecretarias respectivos (agricultura, medio ambiente, pesca) para postular y obtener apoyo financiero internacional para realizar actividades indicadas en los planes de adaptación chilenos, en su conjunto ya por más de 20 millones de dólares de financiamiento internacional”, señala Farías.

Paulina Aldunce, investigadora del Centro del Clima y la Resiliencia (CR2), señala que Chile ha avanzado pero hay muchas cosas en el papel.

“Hemos avanzado mucho en estudios de vulnerabilidad, pero no tanto en poder disminuir esa vulnerabilidad, estamos recién empezando a armar una batería de instrumentos que ayuden a disminuir la vulnerabilidad y mejorar la adaptación, pero están aún muy en el papel”, plantea Aldunce.

Leer en La Tercera