Científicos cuantificarán efectos del cambio climático (Noticias Explora Conicyt)

111

El Centro Fondap de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos y de Altas Latitudes, financiado por CONICYT, instaló en el Estrecho de Magallanes un sensor de avanzada tecnología que permite medir las características químicas del agua en profundidad.

Por medio de un anclaje a 400 metros bajo el mar, un equipo de investigadores del centro IDEAL logró instalar la primera boya biogeoquímica del Estrecho de Magallanes en el Seno Ballena, adyacente al glaciar Santa Inés, área marina protegida por ser un sitio de alta productividad biológica y de alimentación de mamíferos, como las ballenas jorobadas.

Este mecanismo permitirá medir las características de pH, dióxido de carbono (CO2), temperatura, acidez, salinidad y oxígeno disuelto en la superficie del océano Austral, además de recolectar datos de plancton, zooplancton y toxinas marinas. “La importancia de esta iniciativa es que permite evaluar la variabilidad a escalas estacional e interanual, ambas muy necesarias para mejorar los modelos climáticos”, explica Humberto González, director del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes IDEAL, que cuenta con financiamiento de CONICYT, a través de su Programa Fondap.

La investigación, enmarcada en un proyecto Fondecyt, dispone de una de las tecnologías más avanzadas del mundo, que también está siendo utilizada en el Ártico por científicos estadounidenses.

René Garreaud, subdirector del Centro Fondap de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 comenta que “este fondeo es una adición muy bienvenida a nuestra escasa red de observación del océano, y más en este caso que es en un lugar tan particular e importante como Magallanes. Hay muy pocos mecanismos como éste, pues posee muchas ventajas desde el punto de vista de la operación, en un mar que es tan vasto y en constante cambio”.

Los científicos a cargo del sondeo calculan obtener las primeras conclusiones en marzo de 2019, cuando se cumpla un año desde la instalación del dispositivo. “Uno de los principales resultados que esperamos recabar es que existirían variaciones en la magnitud de la acidificación en función de la descarga de agua dulce de los glaciares”, dice el doctor González.

Respecto a la situación del cambio climático en nuestro país, el doctor Garreaud explica que “Chile, en lo referente al aumento de temperaturas a nivel global provocado por el efecto invernadero, efectivamente se está calentando si promediamos los registros. Sin embargo, no sabemos qué sucede en la zona sur, la que incluso podría estarse enfriando. Estamos muy al debe respecto a cómo es nuestro océano y nuestra atmósfera, por eso es tan trascendental esta medición, pues permitirá aumentar el conocimiento de este territorio”.

Otros resultados: nivel de sal en el agua

El efecto freshing o “desalinización” de los océanos es producto del continuo derretimiento de los hielos eternos provocado por el cambio climático. Este fenómeno también será objeto de estudio en esta investigación, pues podría afectar la productividad de los sistemas marinos debido al retroceso del glaciar Santa Inés y la posterior entrada de agua dulce al océano Austral.

Al respecto, el director de IDEAL comenta que la fauna del sector se ha visto muy perjudicada por dicho suceso. “La forma en que el ecosistema marino y terrestre se verá afectado dependerá de su capacidad de adaptación a las nuevas condiciones. Ya hemos tenido eventos de pérdida de masa de glaciares e incrementos de descarga de agua dulce con importantes cambios en la estratificación del océano, su productividad y nivel de acidificación. Sin embargo, las especies han tenido tiempo para acomodarse a estas circunstancias y se han conservado. La diferencia con los tiempos actuales es que todo está ocurriendo a mayor velocidad, por lo tanto, está en duda si ahora este lapso será suficiente”, advierte el doctor González.

Leer en Noticias Explora Conicyt