¿Cómo ha sido la temperatura en Chile en los últimos 5.000 años? El increíble registro de los alerces (La Tercera)

203

Analizando 388.000 anillos de la especie, un estudio logró caracterizar la temperatura del país en los últimos 5.680 años, descubriendo una paulatina pero sostenida alza.

Por Carlos Montes

El alerce es una de las especies más longevas del planeta. Pueden vivir más de 3.500 años. Por eso, sus anillos atesoran el comportamiento climático de 30 siglos.

Y fueron estas características las que utilizaron el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, junto al Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), y un grupo de investigadores, para analizar las temperaturas a partir de anillos de alerce para la zona sur de Sudamérica, una investigación que abarcó 5.680 años.

El estudio, liderado por Antonio Lara del (CR)2 y académico de la UACh, junto a Ricardo Villalba, del Ianigla, explica el 49% de la variación de temperatura y documenta dos períodos cálidos principales, utilizando más de 388.000 anillos de alerce. El análisis es el registro más extenso realizado en el Hemisferio Sur, expandiendo la información que se conocía a la fecha en más de 2.060 años.

Lara (a la derecha en la fotografía) analizando los anillos de alerce para el estudio en el sur de Chile.

Entre las principales conclusiones, el estudio señala que en las últimas décadas, si bien hay un aumento de temperaturas en el Sur de Sudamérica, los veranos más cálidos ocurrieron entre los años 3140 y 2800 a. C., y entre el año 70 a. C. y 150 d. C., períodos que coinciden con la ausencia de evidencia de expansiones de glaciares. Las décadas recientes (1959-2009) muestran una tendencia al calentamiento que no es excepcional en el contexto de los últimos cinco milenios.

El estudio demostró que existe una tendencia en el calentamiento de esta zona el planeta. “Por ejemplo, en el año 3.000 a. C. hubo períodos cálidos importantes, lo mismo que en torno al año cero. Esto demuestra tendencias a largo plazo, es la gracia de los registros de temperaturas con anillos de crecimiento, que permiten comparar lo que ocurre anualmente de manera más amplia”, señala Lara.

“En el tiempo existen fluctuaciones climáticas que se dan naturalmente, que tienen que ver con este ciclo de actividad solar, muy largo, que es otro descubrimiento importante. La actividad solar condiciona la temperatura, pero eso se sobrepone con la influencia antrópica que es lo que explica el aumento de temperaturas en las últimas décadas”, añade el profesional.

Los anillos de alerce permitieron establecer la temperatura hace siglos, e incluso milenios. Mientras más angosto el anillo, mayor temperatura.

Para llegar a esta conclusiones, los investigadores sacaron muestras de árboles vivos, con taladros especiales con unos tarugos de 3 mm de diámetro, que no le hacen daño al árbol.

También tomaron árboles quemados, de los que hay muchos, de los que se rescatan secciones de lo árboles (como el de la imagen). Luego se pulen y se miden en un microscopio de alta resolución, ya que los anillos son muy angostos. “Mientras más angostos los anillos, más cálidos los años“, explica Lara.

“Hay una correlación entre el ancho de los anillos y la temperatura, por lo que se puede inferir a través de una ecuación matemática una estimación de las temperaturas. El período actual (1959-2009), coincide con la tendencia y la variación año a año, es la prueba estadística que afirma que la reconstrucción es buena”, agrega.

Los investigadores trabajaron con 480 series de anillos totalizando 388.000 anillos en nuestra base de datos.

Caluroso inicio de siglo

Según la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), 2019 ha sido un año sumamente caluroso. Durante diciembre, las temperaturas máximas no han bajado de 27,6°C, y la mayoría de las jornadas han superado los 30°C. De los 23 días que lleva diciembre, en 14 de ellos la temperatura máxima ha superado los 30°C, cuando el promedio de temperaturas máximas para este mes de 29,2°C. El promedio acumulado para diciembre en 2019 es de 30,7°C.

En 1982, por ejemplo, de los 31 días de diciembre, solo se registraron 12 días sobre los 30°C.

El domingo, los termómetros de la Estación Quinta Normal marcaron 34,9°C. La tendencia durante el verano es la misma e incluso mayor, el último boletín de tendencias climáticas de la propia DMC lo ratifica.

En nuestro país, durante 2019 en Santiago, se ha registrado el año más seco en más de 50 años. Según información de la Dirección Meteorológica de Chile, en la estación Quinta Normal en Santiago, durante 2019 solo se han anotado 82 mm de lluvia, registro solo comparable con el de 1968, año que terminó con solo 67,6 mm de precipitaciones. 

Durante diciembre, las temperaturas máximas no han bajado de 27,6°C, y la mayoría de las jornadas supera 30°C. AP

“Llevamos trabajando más de 25 años con los anillos de los alerces, en colaboración con nuestro colega el doctor Ricardo Villalba de Argentina, colegas del CR2, además de proyectos Fondecyt. En 1993 publicamos un artículo en Science, con menos anillos, en el que demostramos que el alerce es la segunda especie más longeva del planeta con una vida de hasta 3.620 años, después del Bristlecone Pine ubicado en Nevada, California, que vive hasta 4.300 años”, señala Lara.

“Año a año podemos saber las temperaturas, puedes saber que en el verano de 1851 por ejemplo, fue de altas temperaturas. Hay períodos en que se juntan años con la misma tendencia”, añade.

Debido a que el registro de temperatura presentado en este estudio se correlaciona con las temperaturas de verano del Océano Pacífico Tropical y Sur en un área extensa, esto estaría indicando que dicho océano es de las zonas del planeta que menos se está calentando en las décadas recientes.

Otro elemento de esta investigación se relaciona con un registro de radiación solar, mostrando ciclos largos coincidentes de 293, 434, 512 y hasta 746 años, lo cual indica la persistente influencia de la actividad solar en el clima a escalas de varios siglos en el sur de Sudamérica.

“Este estudio es la culminación de un trabajo colaborativo extenso, de cinco años, desde que fuimos a terreno a sacar muestras. El estudio se hizo en ocho sitios que están distribuidos en la Cordillera de los Andes, que va desde el Parque Alerce Andino (cercano a la ciudad de Puerto Montt y a la localidad de Hornopirén), hasta la provincia de Palena, en un área que se llama volcán Apagado y varios sitios en torno a él”, señala Lara.

El estudio establece que los anillos de crecimiento de los alerces milenarios son valiosos archivos y que estos árboles han persistido a través del tiempo, registrando el clima con una relevancia global, lo que indica una razón más para proteger a estos bosques amenazados por los incendios y las cortas ilegales, que persisten hasta la actualidad.

Leer en La Tercera.