Cómo se ha vivido la megasequía a lo largo de Chile (Hoy x Hoy)

    932

    El día de ayer el Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia entregó un informe a la Presidenta Bachelet sobre este fenómeno. El norte es la zona más afectada, donde se ha visto la pérdida de ganado y tierras agrícolas y en algunos casos, la migración de los pobladores.

    Por Tomás Fernández

    No discrimina. La sequía que actualmente afecta a Chile ha dañado irrestrictamente tanto al norte como al sur del país. Los efectos que ha dejado este fenómeno van desde la reducción del ganado y terreno agrícola hasta la migración hacia zonas menos hostiles para el asentamiento.

    «La megasequía 2010-2015: Una lección de futuro», es el nombre del informe que la Presidenta Michelle Bachelet recibió ayer. El documento, elaborado por el Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia (CR2), aborda los distintos efectos que ha tenido de norte a sur este déficit de precipitaciones y además entrega recomendaciones relativas al uso de los recursos hídricos. Desde la entidad indicaron que esta sequía se viene extendiendo desde hace más de cinco años, afectando desde la Región de Coquimbo hasta la Araucanía.

    Chile sin agua

    Pedro Abascal es profesor en El Molle, localidad ubicada en el Valle de Elqui y que ha sido fuertemente azotada por la sequía. El docente reveló a hoyxhoy que junto a los vecinos han tenido que adoptar distintas medidas para cuidar los recursos hídricos, como reducir el agua de riego de todos los días a cada 12 días. Según Abascal la vida en El Molle ha dado un vuelco y no solo en el ámbito agrícola: «Ya no hay trabajo porque la gente no está plantando porque no tiene agua para poder regar sus cultivos». Aseguró que se han perdido cerca del 50% de los árboles frutales y que además, muchos agricultores han tenido que migrar hacia otras fuentes de trabajo e incluso hacia otras localidades con mayores oportunidades. Según el profesor, «muchas personas ahora con la sequía decidieron hacer parcelas, venderlas y con la plata comprarse una casa en La Serena y abandonar el campo».

    Hacia el sur el panorama no mejora. La Araucanía también vive los efectos del déficit, como es el caso de Nelson Avello, apicultor residente de Gorbea. El hombre ha tenido que vivir malas temporadas junto a sus abejas, con malos resultados para su empresa. «El invierno fue un fracaso porque las colmenas no llegaron como debían, lo que causó muchas muertes de los insectos», confesó el apicultor. Avello también comentó que varios de sus vecinos ganaderos han sufrido importantes pérdidas «por las muertes de animales y que en otros casos tuvieron que vender a bajos precios y en mal estado».

    No es transitorio

    Pese a las lluvias intermitentes que se han extendido este año, el déficit de agua continúa. Desde el CR2 aseguraron que la sequía no es un problema transitorio, sino uno con el que se deberá convivir.

    Para el doctor en biología, Carlos Guerra, esta es una amenaza directa hacia el riesgo más grande que enfrenta el país: la desertificación, ya que «implica pérdida de capas vegetacionales y a fin de cuentas, de biodiversidad». En cuanto a la pesca, el profesional asentado en Antofagasta señaló que esta situación afecta mayormente en el sur, aunque aseguró que en el norte de todas formas «la pesca está en un proceso de depresión pero más bien por la sobrepesca». El informe de CR2 pretende concientizar acerca de esta creciente problemática que amenaza al país y que de extenderse no augura un buen pasar.

    A pesar de que el último reporte del National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) sobre el fenómeno de El Niño señala que éste empezará a declinar, Guerra no se atrevió a proyectar un porvenir. Por su parte, Avello prefirió confiar en los reportes institucionales: «Esperamos que la primavera sea buena».

    Desde Elqui, Pedro Abascal mostró una opinión menos optimista y advirtió: «Va a volver a venir otra sequía y vamos a estar igual de poco preparados».

    Leer en Hoy x Hoy