Contaminación atmosférica en Santiago: Un problema no solo de invierno (Revista Heureka)

516

“Las mayores fuentes emisoras de contaminación en la Región Metropolitana son los vehículos, la industria, las fundiciones de cobre, la leña, el polvo y las fuentes costeras”, Francisco Barraza.

Por Luz Fariña

Francisco Barraza declara su amor por su ciudad natal: Santiago. Es en ella donde ha decidido realizar su trabajo de investigación para aportar en soluciones a los problemas ambientales de la capital.

Estudió química y realizó un doctorado en ingeniería química en la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). Hoy trabaja en la Facultad de Geografía de dicha casa de estudios y es investigador postdoctoral del (CR)2 de la Universidad de Chile.

Francisco comenta que fue su decisión no realizar su doctorado fuera de Chile. “Yo no quería tener un doctorado solo por el grado, yo quería trabajar en investigación sobre los problemas de Santiago”.

Tomar muestras del aire y analizarlo químicamente para determinar cuáles son las fuentes o los principales agentes que contribuyen al aumento de los niveles de contaminación, es uno de los objetivos de su trabajo. “Hemos realizado, con datos colectados por el MMA, un perfil químico con más de 120 muestras entre 1998 y 2012. Los resultados arrojaron que las mayores fuentes emisoras de contaminación en la Región Metropolitana son los vehículos, la industria, las fundiciones de cobre, la leña, el polvo y las fuentes costeras”, comento el investigador de la PUC.

Esta investigación es my potente ya que existen muy pocos estudios que tengan antecedentes con una datación larga. Agregó que este tema no es exclusivo del invierno donde los niveles son muy altos y ocurren los episodios críticos. “Durante el verano también tenemos mala calidad del airen en Santiago que impacta en la salud con efectos crónicos” agregó Barraza.

Francisco también está estudiando de dónde viene la contaminación que afecta a los glaciares en la Región Metropolitana. La relevancia de este tema radica en la dependencia ambiental que las ciudades tienen de las montañas y de los glaciares como fuentes de agua.

Al finalizar Francisco reflexionó sobre la manera en que se está haciendo ciencia hoy día: “Creo que hay un cambio generacional hacia el trabajo multidisciplinar. Esto es una necesidad intrínseca de comunicación entre distintos sectores de la ciencia y una necesidad para el desarrollo del país”.

Leer en Revista Heureka.