¿De dónde viene el río Aconcagua? Estudio analizó su origen y su actual régimen de alimentación (La Tercera)

351

Estudio realizado por investigadores del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 indagó en detalle la zona, encontrando nuevas pistas del origen del curso de agua de 7200 km².

Por Carlos Montes

El río Aconcagua es uno de los cursos de agua más importantes del país. Atraviesa de este a oeste la Región de Valparaíso, con una extensión de 142 kilómetros y una cuenca que abarca 7.200 km². Proveniente de los ríos Juncal y Blanco, con desembocadura al norte de Concón, hasta hoy no se sabía la composición de sus aguas provenientes de la cordillera de los Andes.

Sin embargo, un estudio realizado por un equipo de investigadores del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, liderado por Sebastián Crespo y Ariel Muñoz, analizó el origen y procedencia de las aguas del río Aconcagua, en el informe titulado ¿De dónde viene el río Aconcagua chileno? Uso de trazadores naturales para la generación de agua, caracterización glaciar y ambientes periglaciares.

Los académicos comenzaron preguntándose de dónde provenía el caudal de este río, encontrando que las aguas glaciares cumplen un rol fundamental. “La principal conclusión de este trabajo, es que pudimos cuantificar el aporte de la nieve, de los glaciares, glaciares rocosos y del agua subterránea que forman el río Aconcagua”, señala Crespo, también investigador del Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

De la investigación, también formó parte la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Universidad de Playa Ancha, la Universidad Andrés Bello y el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA-CONICET).

Imagen-Río-Aconcagua-4504
El río atraviesa de este a oeste la Región de Valparaíso, con una extensión de 142 kilómetros.

El documento establece que la cuenca del río Aconcagua ha sufrido los efectos de la megasequía durante la ultima década, añadiendo que la severa deficiencia de nevadas modificó drásticamente el suministro de agua, a pesar de la contribución de deshielos a la cuenca. El efecto amortiguador del caudal es producido por aportes de agua glaciar, periglaciar y subterránea, especialmente en períodos secos.

“Al poder identificar las características y componentes de las fuentes principales de agua que drenan o alimentan al río, encontramos que en la cuenca alta, el caudal de verano, cuando el río es más grande, un 34% viene de glaciares aproximadamente, un 23% de glaciares rocosos, un 25% de nieve y un 18% de aguas subterráneas”, explica Crespo.

La cuantificación de la contribución de las diferentes fuentes de agua a lo largo del tiempo para el río Aconcagua, señalados en este informe, proporcionan información fundamental para la seguridad y análisis hídrico del territorio, explica el documento.

Los glaciares son un importante reservorio de agua para el futuro. “Esto sirve, porque normalmente en años normales o nevados, obviamente que la principal fuente de alimentación de los ríos de la cordillera, es la nieve. En años secos, como han sido estos años en el contexto de la megasequía, creemos que la fuente de alimentación de los ríos, pasan a ser mayoritariamente distintas a la nieve. Durante este verano, un 67% corresponde a otras fuentes”, explica el autor del estudio.

La contribución de los glaciares fue bastante estable durante todo el año para el área representada por análisis. Sin embargo, durante otoño y verano, la contribución fue mayor que durante primavera.

La gráfica muestra la elevación digital del área de estudio, sitios de muestreo y cuerpos de hielo.

La región de Valparaíso, la segunda región más poblada de Chile, exhibe la mayor cantidad de acuíferos sobreasignados en el país (28 en total), y presenta una relación desequilibrada entre el suministro de agua y la demanda de agua. Esta situación podría significar que la cuenca del río Aconcagua pueda experimentar escasez de agua en los próximos años.

Como el principal río de la región, el río Aconcagua proporciona agua dulce a más de un millón habitantes, considerando la toma de agua para el abastecimiento del área metropolitana de Valparaíso.

El documento añade que es crucial, para generar estrategias que promuevan las acciones de adaptación para la seguridad hídrica, cambiar las proyecciones para el centro de Chile, donde se ubica la mencionada cuenca del río Aconcagua.

Leer en La Tercera.