Descubren la forma en que se propaga el olor "a lluvia" (El Mercurio)

1336

elmer_nico(El Mercurio, 22 de enero) Dentro de las gotas de agua se generan microburbujas, las que luego suben a la superficie y revientan, liberando ciertas partículas.  

 Por Sofía Kahn

Un grupo de científicos australianos descubrió, en 1964, que la fragancia de la lluvia al caer sobre un suelo seco – “petricor”, como fue bautizado- es una mezcla del compuesto químico geosmina y del aceite que algunas plantas secretan en sus períodos de sequía.

Ahora, un reciente estudio, realizado por Cullen R. Buie y Youngsoo Joung, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Estados Unidos, determinó cuál sería la forma en que se propaga el olor a lluvia. “Es un fenómeno muy común, pero nadie había observado este mecanismo antes”, explica Cullen R. Buie, profesor adjunto de Ingeniería Mecánica, a MIT News.

Los investigadores realizaron 600 experimentos, en los que grabaron en cámara lenta las gotas de agua al caer en 28 tipos distintos de superficie, entre ellas madera, aluminio y tierra. Así descubrieron que al interior de las gotas se forman diminutas burbujas, que al reventar en el aire liberan el aroma, explica el investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, Nicolás Huneeus.

El estudio reveló que las lluvias torrenciales, al ser más fuertes, producen menos microburbujas. Por esa razón, durante un temporal hay menos aroma flotando en el aire.

Otros alcances

Además de conocer cómo se propaga el aroma de la lluvia, Huneeus plantea que este mismo principio puede aplicarse a otros fenómenos, en los cuales elementos diminutos pueden viajar grandes distancias, como ocurre, por ejemplo, con los gérmenes, que pueden propagar así epidemias, o partículas del desierto del Sahara que recorren miles de kilómetros.

En el mar se observa también un mecanismo parecido al de la lluvia, donde “las sales marinas se transportan a través de las burbujas de aire que son producidas por el mar y liberadas a la superficie”, dice Huneeus. Eso explica el olor a mar que sentimos al caminar en la playa.

Según Youngsoo Joung, “para prevenir transmisiones de microorganismos desde la naturaleza hacia los humanos, necesitamos saber el mecanismo exacto. En este trabajo nosotros entregamos una de las formas posibles de transmisión”, declaró.

FUENTE: EL MERCURIO