El año más caluroso de la historia (La Tercera)

491

Por primera vez la temperatura del planeta sobrepasó el umbral de 1 °C respecto a la era preindustrial, la mitad de los 2 °C considerados con consecuencias irreversibles para el planeta. Entre 2011 y 2015 se ha producido el período más cálido de la historia.

Por Cristina Espinoza

La Navidad en Nueva York estuvo lejos de ser blanca. Fue una de las más calurosas de los últimos 20 años. Con 21 °C en Nochebuena, la temperatura en la ciudad superó el récord de diciembre de 1996, cuando se registraron 17 grados.

En Suiza el termómetro también marcó 1,3 °C sobre la media registrada entre 1981 y 2010, y la lluvia fue inusualmente baja en todo el país. En varios lugares del mundo, donde debería haber llegado el frío en diciembre, comenzaron a usar nieve artificial.

El invierno cálido en el Hemisferio Norte fue una de las rarezas que dejó 2015 en términos meteorológicos. A ello se sumaron varias olas de calor que afectaron a India entre mayo y junio, con temperaturas sobre los 45 °C, y otras en Pakistán, Burkina Faso, Níger, Marruecos, España y Portugal, donde los termómetros también excedieron los 40 °C. En Egipto llegaron a los 47,6 °C y en Irán, a 46 °C que, combinados con la alta humedad, generaron una sensación térmica de 74 °C.

Las lluvias torrenciales, sequías, huracanes e incendios completan la lista de fenómenos que sucedieron en el planeta, en el año que las agencias meteorólogicas y la Organización Meteorológica Mundial (OMM) vislumbran como el más cálido de la historia, cuando por primera vez el planeta está un grado sobre la temperatura que tenía en 1850: la mitad de lo considerado peligroso e irreversible.

“Los tres años más calientes de la historia, a nivel mundial, se han producido después del año 2000, lo que indica que el clima del planeta está ingresando en una nueva fase. No puede ser de otra forma, si observamos que el contenido de CO2 de la atmósfera baja ya se empinó por sobre las 400 partes por millón (ppm) y hace 100 años estaba cercano a las 300 ppm. El aumento en la frecuencia y fuerza de las tormentas tropicales también están anunciando un nuevo clima terrestre”, dice Fernando Santibáñez, académico de la U. de Chile.

La tendencia al calentamiento planetario se explica por el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, pero en 2015, El Niño también pudo tener algo de culpa. Cuando este fenómeno ocurre, el océano Pacífico tropical se calienta y, al ser tan grande, termina afectando a todo el planeta, subiendo la temperatura a nivel global. Con mayor razón en 2015, cuando fue bautizado como Godzilla por su intensidad.

No obstante, aunque El Niño tuvo efecto en el calentamiento del último año, no se le puede atribuir toda la responsabilidad, explica la OMM. Catorce de los 15 años de este milenio ya estaban en el ranking de los más calurosos de la historia, y 2015 fue el primero en que aparece un Niño fuerte desde 1998. De hecho, la mayoría de los años desde el 2000 han sido neutros o con La Niña, que enfría el planeta.

En noviembre del año pasado, un informe de la Oficina Meteorológica de Reino Unido (Met Office) adelantó que 2015 sería el primer año en que la temperatura global alcanzaría un grado más de lo que registraba en 1850, cuando comienza la Era Industrial. El número, aunque es un umbral simbólico, es considerado peligroso y un punto irreversible, porque los ecosistemas del planeta ya comienzan a sufrir.

De acuerdo a los especialistas subir 1 °C es mucho, porque es un promedio de todo el planeta, por lo que hay lugares en los que la temperatura sube aún más.

Sin embargo, no es una sorpresa, porque la mayoría de las proyecciones advierten que la Tierra se calentará aún más, por efecto de los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Si bien los países han acordado limitar el calentamiento en 2 °C (e incluso podría bajarse a 1,5 °C, como se señaló en la última cumbre del clima), ya con 1 °C se ve el impacto en los eventos meteorológicos extremos, como el huracán Patricia en México o las olas de calor. Un grado más haría de esos eventos extremos más frecuentes.

El hiato

Si bien hubo un periodo en que la temperatura de la Tierra subió menos de lo esperado (lo que se llamó hiato), el océano podría haber influido en ello, dice Roberto Rondanelli, del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2). “Una de las tantas explicaciones del hiato es que parte del calentamiento anómalo, atribuido al calentamiento global, se estaba poniendo en el océano y no en la atmósfera. Uno puede calentar bastante el océano sin darse cuenta que el planeta se calentó en la superficie”, explica.

Leer en La Tercera