El Niño traerá más calor que lo normal entre diciembre y enero (El Mercurio)

670

La mayor radiación solar de este período del año sumada a una atmósfera más caliente, generarán días más calurosos y no se descarta que se repitan máximas de 36 grados.

Por Richard García

El calor se hará sentir durante diciembre y enero en una forma muy similar a como se presentó a principios de este año. Así lo revelan las proyecciones meteorológicas para las próximas semanas. «Ya hemos tenido una seguidilla de veranos cálidos y este verano se mantiene la tendencia», explica Claudia Villarroel, climatóloga de la Dirección de Meteorología de Chile.

Diciembre es uno de los tres meses más cálidos del año, explica. «En promedio hay habitualmente 3 días con temperaturas superiores a 32°C en Santiago».

Coincide Roberto Rondanelli, climatólogo del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2), quien enfatiza que se trata de un fenómeno estacional que está relacionado con la radiación solar. Las máximas temperaturas con las que el Sol calienta la Tierra se alcanzan en el hemisferio sur entre diciembre y enero. Pero este año el escenario se ve reforzado por la presencia de El Niño, «él redistribuye el calor del océano a la atmósfera, y esta se calienta», explica.

Estima que el fenómeno se notará mucho más en la zona norte porque hay menor efecto de nubosidad, por lo que la temperatura oceánica y atmosférica es más alta. Pero el incremento térmico, en general, no debería ser mayor a un grado o grado y medio, asegura. «Todos los años hay días con temperaturas de 34 grados, unas pocas veces se llega a 35 y mucho menos a 36. Si todos los días tuviéramos una máxima de 36 grados sería extraño, no es lo que debería pasar», apuesta el especialista.

Recuerda que la temperatura extrema este año (36,7 grados) fue en marzo, en los días previos al aluvión del norte. Y no fue gatillada por El Niño (que todavía era muy incipiente), ni por la radiación solar. La causa fue la dinámica de la atmósfera, que se comprimió y generó un calentamiento. ¿La gatilló el calentamiento global? Rondanelli ha escuchado a más de alguien asociar ambos fenómenos, pero reconoce que no es tan simple hacer esa asociación. En el año 1877 -cita como ejemplo- hubo un aluvión similar al de marzo, que también afectó al río Salado y en esa época el impacto del cambio climático era mínimo.

«Si tuviéramos un huracán, algo que nunca ha ocurrido en Chile, sí sería algo extraordinario», admite.

Pese a que ya se empieza a sentir el calor, las tardes siguen siendo frías. El climatólogo aclara que ese es un fenómeno completamente normal y que corresponde a la circulación del aire frío desde la costa. «Santiago, aunque no lo parece, todavía es una ciudad costera comparada con otras que se encuentran muy en el interior de los continentes y por eso llega por las tardes el aire con más humedad».

Vuelve La Niña

El aumento de temperatura previsto no alcanzará a todo Chile. La situación será de un verano normal al sur de Concepción e incluso de Puerto Montt al sur la temperatura será inferior a lo normal, destaca Claudia Villarroel.

El Niño tampoco se mantendrá por mucho tiempo más, prevén los especialistas. Incluso Rondanelli no descarta que a mediados de año enfrentemos nuevamente un ciclo seco de La Niña, lo que sería complicado considerando que El Niño no fue pródigo en precipitaciones.

Ver nota en El Mercurio