El último verano fue el más caluroso en la zona central desde que se tiene registro (El Mercurio)

266

Según el pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile, entre Arica y Chillán las temperaturas permanecerán sobre lo normal al menos hasta mayo.

Por Nadia Cabello

Nunca antes la zona central de Chile vivió un verano tan caluroso como el de esta temporada. Según la Dirección Meteorológica de Chile, las temperaturas registradas desde Valparaíso a Biobío entre diciembre y marzo marcaron un récord desde 1964, cuando comenzaron los registros oficiales.

Catalina Cortés, del departamento de Climatología de la Dirección Meteorológica, explica que “a nivel nacional, el verano 2016-2017 fue el segundo más cálido, con una temperatura media de 18,4°C”, siendo superado -apenas por una décima- por la misma estación de 1982-1983, cuando el promedio fue de 18,5°C.

Pero si el análisis se hace por zonas, se obtiene que en el centro del país “el verano 2016-2017 se convirtió en el más cálido de los registros, promediando en estos meses 20,3°C y superando el anterior verano cálido (2011-2012), que registró una temperatura media de 19,7°C”, añade.

Así, en Santiago y Curicó, por ejemplo, hubo 33 días de verano con temperaturas máximas extremas. En Iquique esto ocurrió en 46 jornadas, mientras que en Puerto Montt, en 17.

Y las noches calurosas -aquellas en que la temperatura mínima está sobre lo normal- también fueron más frecuentes. Lo habitual es que en una ciudad haya hasta nueve noches cálidas durante los 90 días de verano, pero esta vez hubo 39 en Curicó, 23 en Santiago y 27 en Concepción, ciudades donde el fenómeno no se daba tan seguido desde el verano de 1950-1951.

El académico del Centro del Cambio Global de la U. Católica Francisco Meza detalla que “se ha desarrollado el fenómeno del Niño costero, que influye en que haya días más cálidos y es muy probable que esto siga así, al menos durante todo el otoño”.

De hecho, el pronóstico de la Dirección Meteorológica para el trimestre de marzo-mayo es que las máximas seguirán sobre lo normal entre Arica y Chillán (ver infografía).

Eso, a juicio del académico del Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia de la U. de Chile Roberto Rondanelli, debiera mantener a la población en alerta, porque “estas altas temperaturas, que vienen con altas presiones costeras, están absolutamente ligadas con los aluviones como los que ya tuvimos y que podrían repetirse”.

Mientras, la doctora en Meteorología de la U. de Valparaíso Ana María Córdova señala que “estamos viendo las consecuencias del cambio climático y hay que prepararse, porque cada vez los fenómenos, calor y precipitaciones, se hacen más intensos”.

Leer en El Mercurio