Estudio advierte que la Tierra podría calentarse en 10°C (La Tercera)

289

Científicos detectaron fenómeno que amplifica el cambio climático. En la investigación participaron expertos de universidades chilenas.

por Carlos González Isla

Hace 56 millones de años la Tierra vivió un calentamiento global similar al de hoy, por esta razón un grupo de científicos nacionales y extranjeros lo estudiaron para ver cómo evolucionará el que está en desarrollo en el planeta.

Las conclusiones de este estudio, denominado “Una advertencia desde el pasado: el futuro calentamiento global podría ser aún más intenso”, indican que la temperatura podría llegar a los 10°C dentro de los próximos dos o tres siglos.

El calentamiento del planeta alcanzó los 5°C hace 56 millones de años. En ese tiempo, se cree que las emisiones provenían de erupciones volcánicas que ocurrían en el Atlántico del Norte. Hoy, en cambio, es por la quema de combustibles fósiles.

“La interacción del magma con depósitos de carbón podría liberar cantidades de metano y CO2”, explica Gary Shaffer, autor principal de la investigación, y profesor de las universidades de Magallanes y de Copenhague.

¿Por qué podría ser peor hoy el escenario? El investigador explica que descubrieron que la mayor sensibilidad climática en épocas de calentamiento amplifica aún más el calentamiento esperado por efecto de los gases invernadero, como el CO2. A lo anterior se suma que la emisión de éstos hoy es 10 veces más intenso que durante el periodo que analizaron.

Shaffer explica que los resultados muestran que la cantidad de carbono que produjo el calentamiento hace 56 millones de años tiene un tamaño similar a las reservas de carbono provenientes de combustibles fósiles, que son cerca de cuatro billones de toneladas. Si se inyectara una cantidad similar hoy, el calentamiento del planeta sería aún mayor, “quizás alcanzando los 10°C”, dice.

“Se vuelve aún más urgente limitar el calentamiento global presente reduciendo significativamente la emisión de gases invernadero tan pronto como sea posible”, agrega el investigador.

Fenómeno

La sensibilidad climática es la cantidad de grados en que aumentaría la temperatura si se duplica la cantidad de CO2 que hay presente en la atmósfera. Este fenómeno depende de las propiedades del sistema climático como la cobertura y el tipo de nubes. Debido a la incertidumbre en el comportamiento de estas propiedades, los rangos presentes de esta sensibilidad van desde 1,5°C a 4,5 °C.

Pero el estudio señala que el calentamiento global no sólo dependerá de la cantidad de emisiones futuras, sino también del efecto de calentamiento adicional que tengan los gases de efecto invernadero.

Los autores encontraron que la sensibilidad del planeta es mucho mayor en esos periodos, por lo que se revierte la idea que existía hasta ahora de que la sensibilidad climática es fija y se calcula, por primera vez, que en realidad depende de la temperatura del clima. Por lo tanto, cuanto mayor sea la temperatura del planeta mayor es su sensibilidad al aumento de los gases de efecto invernadero.

“Un clima más cálido tiene una sensibilidad climática aún mayor. La consecuencia directa de eso es que a medida que uno va aumentando la temperatura del planeta la respuesta del sistema, a la posterior inyección de gases de efecto invernadero, es aún más intensa de lo que se creía”, dice Roberto Rondanelli, académico del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, y uno de los coautores del estudio.

El mayor esfuerzo para frenar las emisiones en la Tierra se hace hoy en el contexto del Acuerdo de París, en el que se acordó mantener el aumento de la temperatura bajo los 2°C hacia fines de siglo.

Shaffer explica que si no se mitigan las emisiones las temperaturas podrían ser entre 3°C y 5°C más altas. En tanto, el siglo siguiente, podrían llegar a los 7°C. En Chile, agrega, el proceso podría ser lento por efecto del Océano Pacífico.

En el estudio también participaron Matthew Huber de la U. de Purdue, y Jens Olaf Pepke Pedersen de la U. Técnica de Dinamarca. La investigación, en tanto, fue financiada por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico de Conicyt, y se publicará hoy en la revista Geophysical Research Letters.

Leer en La Tercera