Estudio dice que la capacidad predictiva del modelo de pronóstico de calidad del aire llegó a 72% (La Tercera)

415

Investigación se publicó en la revista Geophysical Research. Es la primera que evalúa el actual modelo de calidad del aire.

Por Carlos González Isla

Los resultados del modelo de pronóstico de calidad del aire que se aplica hoy en nueve ciudades de Chile fueron publicados este año en el Journal of Geophysical Research: Atmospheres. Una de las conclusiones del estudio es que el modelo, denominado WRF, tiene una habilidad general de predicción que varía de 53% a 72%.

Pablo Saide, autor principal del estudio e investigador del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos de EE.UU. (NCAR, siglas en inglés), explica que no es posible contar con un modelo con 100% de acierto, debido a que son muchos los factores que inciden en un episodio. Saide explica que para hacer una proyección se necesita un pronóstico meteorológico, el que no es exacto. A lo anterior se suma el factor humano, como ocurrió el 11 de junio, día de alerta ambiental. “La alta actividad que típicamente ocurre los viernes por las noches como alto tráfico, asados, etcétera, sumado a actividades adicionales debido al partido de Chile ese día creo que contribuyeron a que se alcanzaran niveles de preemergencia”, agrega Saide, quien además fue contratado para desarrollar el modelo, cuya implementación terminó en 2015.

Marcelo Mena, subsecretario de Medio Ambiente, otro de los autores del estudio, explica que este modelo se desarrolló con factores que permiten predecir eventos de contaminación en tiempo real de hasta tres días de antelación, para las ciudades de Santiago, Rancagua, Curicó, Talca, Chillán, Los Ángeles, Temuco, Valdivia y Osorno. Para Coyhaique se utiliza otro sistema.

1427211969_conta

Mena dice que se trata, por primera vez, de un sistema que incluye factores propios de Chile como la temperatura y la topografía.

“Lo importante es saber cómo viene la semana para tomar medidas antes de que ocurra la acumulación de contaminación. Por tanto, más que el acierto, el éxito del modelo es que si somos capaces de evitar episodios críticos de contaminación”, señala el subsecretario.

La investigación también concluyó que hay una mayor probabilidad de ocurrencia de episodios durante los fines de semana. Por ejemplo, considerando el número de episodios de todas las estaciones en una ciudad, hubo un 137%, 34% y 38% más en los días de fin de semana que en los días laborables en Santiago, Rancagua y Talca, respectivamente. Las ciudades en el sur no muestran este comportamiento, debido a que su principal fuente de contaminación proviene de las estufas a leña que son utilizadas en la semana.

Este modelo, desarrollado por el NCAR, fue financiado por la Nasa, el Ministerio del Medio Ambiente, y los centros científicos chilenos CR2 y Cigiden. Su implementación significó $ 12 millones y la infraestructura computacional, $ 40 millones.

“Años anteriores gastábamos cerca de $ 50 millones por año por ciudad pronosticada”, dice Mena.

Leer en La Tercera