Universidad de Chile obtiene el financiamiento para 2 Centros FONDAP

    1004
    La Universidad de Chile logró adjudicarse 2 de los 6 proyectos que financia el Cuarto Concurso Nacional de Centros de Centros de Excelencia en Investigación en Áreas Prioritarias, Fondap 2011. Los seis nuevos centros corresponden a las áreas de Acuicultura Sustentable, Cambio Climático, Desastres Naturales, Desarrollo Urbano Sustentable, Energía Solar, y Pueblos Originarios. El monto total adjudicado asciende a más de 24 mil millones de pesos.

    Cada centro recibirá en promedio 4 mil millones de pesos, por un período de 5 años, durante el cual abordarán sus temáticas en forma multidisciplinaria, a través de la asociación de investigadores nacionales y extranjeros.

    «El objetivo de este concurso es fomentar en Chile el desarrollo de centros de investigación científica multidisciplinarios enmarcados en áreas prioritarias que respondan a un problema de gran relevancia para el país y que se transformen en referentes a nivel internacional», explicó el Presidente de CONICYT, José Miguel Aguilera.

    Clima y Resilencia

    Uno de los dos proyectos ganadores de la Universidad de Chile es el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, dirigido por la Académica Laura Gallardo, del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas. «Nuestro proyecto busca abordar de modo integral e interdisciplinario el problema del cambio global: entender mejor el sistema climático y el cómo hacemos de nuestra sociedad una más resilente», explica la investigadora.

    El carácter interdisciplinario es un aspecto fundamental para el desarrollo de esta iniciativa. Sobre esto, la Directora explica que su equipo de trabajo «es de un espectro amplio y diverso, tal como el tema del centro: incluye investigadores e investigadoras de áreas como las matemáticas, sociología, economía, ingeniería, ciencias atmosféricas, oceanográficas y ecosistemas».

    Sobre las posibilidades que ofrece el financiamiento de 4 mil millones de pesos, la Profesora Gallardo cuenta que «nos permite abordar de manera inédita quizás el problema más desafiante política e intelectualmente que hoy enfrenta la humanidad, lo que nos obliga a cambiar los paradigmas. Estos recursos nos dan la posibilidad de crecer como comunidad científica pues somos sólo un grupo emergente, que aún es demasiado reducido como para abarcar este problema tan central a la ciencia y a la calidad de vida de todos. En este sentido, Chile es un espléndido laboratorio, lleno de desafíos,  retos y posibilidades».

    Respecto al impacto potencial que los resultados de este centro puedan tener a nivel nacional e internacional, la investigadora asegura que «a nivel nacional será un motor de creación de conocimiento disciplinario e interdisciplinario. Esto es único para Chile y ciertamente un desafío para el mundo. Hay muy pocos ejemplos de esto, por lo que podemos ser pioneros», sostiene la Académica.