Humo de incendios en Australia llegó a Chile y nos bajó la temperatura (La Cuarta)

331

Expertos creen que fenómeno se podría repetir producto de los siniestros que han consumido 5 millones de héctareas.

Por Diego López

Durante más de tres meses las llamas han sido la lamentable postal australiana. Los incendios forestales han consumido cerca de 5 millones de hectáreas (superficie equivalente a más de tres veces la Región Metropolitana, aproximado), y sus consecuencias llegaron a sentirse incluso en Chile.

Así lo confirmó ayer la Dirección Meteorológica frente al día levemente nublado que sorprendió en la Región Metropolitana: señalaron que los cielos estaban cubiertos por una nube de humo que provenía desde Australia, y que viajó por el Pacífico hasta instalarse en Sudamérica.

onemi

“Esta es una manifestación que ha estado afectando a la zona centro del país, que tiene a la Región Metropolitana con una cubierta de humo, nublando un día pronosticado como despejado”, comentaron desde Meteorología.

“Se trata de una columna de humo dispersa, que por efecto de cordillera se va estancando en nuestro sector. Este fenómeno debería acabarse con el paso de las horas”, agregó en Dirección.

Espesor del humo de incendios

Uno de los primeros en dar cuenta del fenómeno fue el académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile, Roberto Rondanelli.

En su cuenta de Twitter se refirió a los niveles de Espesor Óptico Sobre Santiago, que normalmente en verano están en 0.2 y 0.3 puntos, pero que ayer marcaron 1.1. “Mientras mayor es el espesor óptico, menor es la radiación que llega directamente a la superficie. Ayer eso pasó producto del humo presente”, dijo el experto.

“Las consecuencias que puede tener el bloqueo del humo sobre la radiación solar están en la temperatura, que podría descender más de lo normal”, advirtió Rondanelli.

En cuanto a la distancia que tiene sobre la superficie de la Tierra, el académico aseguró que “esto va muy por arriba, y en ningún caso vamos a sentir aromas o molestias típicas de un incendio. Las partículas grandes caen siempre cerca del siniestro y tuvieron todo el océano para caer. Las que llegaron a Chile en cambio, son las más chicas y no caen”.

Si bien se espera que la columna de humo siga avanzando, existen otras viajando por el Pacífico que podrían llegar nuevamente a cubrir el país.

Leer en La Cuarta.