“Igualdad de género y desarrollo sostenible” por Maisa Rojas

    154

    Columna de opinión de Maisa Rojas, investigadora del (CR)2 y académica del Departamento de Geofísica U. Chile. Publicada en La Segunda.

    Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son la agenda global de las Naciones Unidas: 17 objetivos indivisibles que, en su conjunto, proponen una agenda de desarrollo para los países con un horizonte al 2030. El objetivo último es la erradicación de la pobreza, el progreso humano y la paz. Así, el objetivo 5 se refiere específicamente a la igualdad de género (“Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres”), pero todos los 16 objetivos restantes tienen una importante dimensión de género.

    Algunos ejemplos para ilustrar esta estrecha interconexión entre desigualdad de género y el desarrollo sustentable: Objetivo 1, erradicación de la pobreza: por cada cien hombres viviendo en extrema pobreza, hay 122 mujeres en estas condiciones. Objetivo 7, energía accesible y limpia: la contaminación energética intradomiciliaria afecta en un 60% a mujeres versus 40% de hombres. Objetivo 8, trabajo decente y crecimiento económico: la brecha salarial es de 23% a nivel mundial y 29 % en Chile (en grupos con estudios superiores), y Objetivo 9, industria, innovación e infraestructura: apenas un 30% de la investigación a nivel mundial se realiza por mujeres, y en el caso de Chile es un 33%.

    En el caso del Objetivo 13, acción contra el cambio climático, se sabe que sus impactos afectan desproporcionalmente a los más vulnerables y pobres, incluyendo mujeres y niños. Esto por la mayor exposición a peligros derivados del cambio climático (inundaciones, sequías) y también porque las mujeres tienen menos acceso a créditos para asegurarse o reconstruir después de un desastre.

    Es urgente que en la implementación que los Estados hagan de los ODS exista una perspectiva de género y, dada esta transversalidad de la perspectiva de género en los ODS, incluir una perspectiva de género en todos los quehaceres de la sociedad. En el desafío de afrontar el cambio climático (Objetivo 13) existe amplia evidencia de que los impactos de éste son sentidos más fuertemente entre los más vulnerables, en muchos casos, mujeres. Pero también existe evidencia sobre que sociedades más desiguales producen mayor degradación ambiental y, por lo tanto, mayores impactos del cambio climático. Darse cuenta de esta interrelación es fundamental: al eliminar la desigualdad de género estaremos avanzando al mismo tiempo en todos los otros ODS.