Incendios en la interfase urbana-rural, por Mauro González

979

Incendio-Valparaíso(El Dínamo, 7 de Mayo de 2014) De acuerdo a registros históricos de la última década entregados por CONAF, los pueblos y ciudades de las regiones de Valparaíso, Bío-Bío y Araucanía presentan el mayor riesgo de ser afectados por incendios forestales.

En Chile, la destrucción de casas e infraestructura asociada a grandes incendios iniciados en la interfase urbana-rural, es una noticia cada vez más frecuente.

Los incendios que se originan en la interfase urbana-rural (cuya sigla en Inglés es RUI, Rural-Urban Interface) corresponden a aquellos iniciados en el espacio donde coincide el desarrollo habitacional con la vegetación, y esta situación de suma complejidad, se deriva principalmente del desarrollo residencial muchas veces sin regulación y del aumento de la carga combustible y continuidad de la vegetación.

De acuerdo a registros históricos de la última década entregados por CONAF, los pueblos y ciudades de las regiones de Valparaíso, Bío-Bío y Araucanía presentan el mayor riesgo de ser afectados por incendios forestales. Desastres como Quillón en la región del Bío-Bío, el año 2012, y este último en Valparaíso, con un saldo de más de 1.000 ha afectadas, 2.000 casas destruidas y 15 fallecidos, ocurren principalmente en condiciones extremas, donde converge la trilogía de factores que producen los incendios de gran magnitud: gran cantidad e inflamabilidad de material combustible favorecida por la invasión de especies exóticas y plantaciones forestales, condiciones meteorológicas propicias (sequía, altas temperaturas y fuertes vientos) y una fuente de ignición que se ve determinada por una mayor densidad poblacional. Si se suma a esto un relieve montañoso, tenemos como resultado incendios intensos y de rápida propagación, muy difíciles de controlar.

Considerando que las temporadas de incendios están siendo cada vez más largas, con sequías más recurrentes y de mayor duración, puede anticiparse que estas conflagraciones se repetirán o incluso se intensificarán a futuro. Por tanto, para los lugares identificados con un alto riesgo y amenaza de incendios, es imprescindible establecer estrategias con medidas específicas de prevención y supresión, involucrando a los agentes públicos, privados y a la ciudadanía de manera de asegurar una apropiada preparación ante estos eventos.

Las estrategias deberían apuntar principalmente a regulaciones y pautas de manejo específicas en relación al tipo de vegetación, continuidad y carga de combustibles en la interfase urbana-rural. Así también, se requiere el establecimiento de un área libre de plantaciones en torno a los pueblos y ciudades en mayor riesgo. Experiencias similares en otros países indican que la restauración de áreas degradadas y la reconversión de plantaciones forestales a vegetación nativa en la interfase rural-urbana, es la mejor aproximación para reducir el peligro de incendios.


Fuente: El Dínamo http://www.eldinamo.cl/blog/incendios-en-la-interfase-urbana-rural/