Inusual lluvia obliga a suspender clases en Atacama y contrasta con calor en el sur (La Tercera)

736

(La Tercera, 25 de marzo) Entre Antofagasta y el Maule se registraron tormentas, mientras en La Araucanía hubo 30°.

Por J. Herrera, M. Bustos, M. Ponze y C. Luna

Mientras los habitantes de Copiapó se sorprendían con la inusual lluvia de ayer, que generó que el río de la ciudad presentara un caudal por primera vez en 10 años, en la Región de La Araucanía los termómetros superaron los 30°, prolongando las jornadas de calor y sequía que se han producido desde el verano.

A partir de la noche del lunes, una tormenta afectó la zona norte y central del país, entre la Región de Antofagasta y la Región del Maule, la cual provocó que se declarara alerta amarilla en Atacama. En contraste, aunque se produjo una corta lluvia en Temuco que no logró amainar las altas temperaturas, en Melipeuco, localidad donde se encuentra el principal foco de incendio forestal en la zona, no hubo precipitaciones y el siniestro que afecta el Parque Nacional Conguillío continúa sin ser controlado. (ver recuadro).

Esta divergencia, según expertos, se debe a que las lluvias no se trataron de un sistema frontal habitual, que ingresan a la zona continental desde el sur hacia el norte, sino de una baja segregada, que es un centro de baja presión que se mueve por el Océano Pacífico y que ingresa hacia la costa por efecto del viento.

Según René D. Garreaud, subdirector del Centro de Ciencias del Clima y Resiliencia de la U. de Chile, una de cada 10 tormentas en el país son de este tipo. “Es una situación relativamente atípica, pero parte de nuestra meteorología”, comentó.

Raimundo Bordagorry, del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la U. Diego Portales, aseguró que la situación no se puede vincular al cambio climático: “Las tendencias a largo plazo y a mediano sí tienen que ver con eso (…). La sequía en el sur es una de las tendencias que seguiremos experimentando”.

El pronóstico indica que el temporal entre Atacama y Coquimbo se prolongaría hasta hoy. En Santiago, en tanto, se esperan chubascos durante la madrugada y una temperatura máxima de 25°.

Consecuencias

De acuerdo a Ricardo Toro, director de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Atacama fue la región más afectada, con personas 47 albergadas y 20 damnificados en Alto del Carmen. En esta localidad, de hecho, se produjo un aluvión que destruyó cinco casas. Además se suspendieron las clases durante la jornada, situación que afectó a 65 mil alumnos. La medida se prolongó para hoy y se amplió a la comuna de Calama.

“En Tierra Amarilla hubo personas aisladas debido al derrumbe de un puente en ese sector. También se cortaron las rutas interiores de ésta y de la comuna de Alto del Carmen”, manifestó Toro, quien agregó que ya comenzaron los trabajos para despejar las vías.

En Copiapó, eso sí, se generó una situación histórica, con el aumento del caudal del río. “Es maravilloso ver esto nuevamente aunque sea por poco tiempo”, dijo Mariela Godoy, vecina de 70 años.

La Onemi informó que 127 mil personas quedaron sin suministro eléctrico entre Atacama y El Maule, lo que se fue normalizando. Hasta la tarde de ayer, al menos 10 mil personas continuaban sin luz, cerca de 500 de ellas en Santiago. Se informó también que se decretó alerta temprana preventiva en Antofagasta, Coquimbo y la R. Metropolitana.

En Valparaíso, los principales inconvenientes se presentaron en el corte de suministro energético que afectó al Merval, producto de un rayo que cayó cerca de la subestación eléctrica de Villa Alemana. El servicio estuvo cortado desde las 6.15 y las 7.45.

En Santiago, la lluvia provocó fallas en algunos semáforos.

Anoche, en tanto, a las 20.50 se registró un corte de luz en las regiones de Arica y Parinacota e Iquique, mientras una tensa situación se vivía en horas de esta madrugada en la Cuarta Región, debido a la inusual crecida del río Elqui.

Leer artículo en La Tercera