Investigadoras (CR)2 lideran comisiones científicas de la COP 25

    224

    Maisa Rojas, Laura Farías y Paulina Aldunce participaran en la coordinación de estas instancias, que tienen por objetivo contribuir con información científica para el desarrollo de la Conferencia presidida por el Ministerio de Medio Ambiente.

    Por Michelle Ferrer Solar

    Con una reunión en La Moneda, el pasado 17 de abril fueron presentadas las siete mesas de trabajo que contribuirán con información científica para el desarrollo de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP 25), que se realizará en Chile durante diciembre este año.

    La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, junto al ministro de Ciencias, Andrés Couve, fueron los encargados de dar a conocer estas nuevas instancias asesoras que van en línea con los principales temas de la COP de este año: Antártica, Océano, Agua, Biodiversidad, Ciudades, Adaptación y Mitigación/Energía.

    A su vez, durante la reunión que convocó un amplio sector de la comunidad científica, se dieron a conocer los y las expertos/as que liderarán cada una de las mesas. Maisa Rojas, directora del (CR)2 y académica del Departamento de Geofísica U. de Chile, tendrá como misión de liderar el trabajo que realicen cada uno de los siete grupos.

    Pero esos no son los únicos nombramientos vinculados al Centro. Paulina Aldunce, investigadora (CR)2 y académica de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, estará encargada de coordinar la mesa de Adaptación. Por otro lado, Laura Farías, investigadora (CR)2 y académica del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción, dirigirá la mesa de Océanos.

    Con respecto a su nominación, Paulina Aldunce comenta que esta es una manera concreta de contribuir desde la ciencia a la toma de decisión. “No son muchas las instancias en las que lo puedes realizar y menos a un nivel alto o con tanto impacto como la COP”, destaca.

    Sobre la vinculación de su nombramiento, el trabajo que se proyecta para la Conferencia y la relación con el (CR)2, la investigadora enfatiza que “es una relación recíproca virtuosa donde todas las partes pueden crecer con esta oportunidad y el (CR)2 es uno de los centros que más genera conocimiento con respecto al cambio climático en una diversidad de disciplinas, trabajando interdisciplinariamente, haciendo que la visión del Centro sea muy completa y pueda aportar desde lo comunitario, pasando por las ciencias biofísicas, hasta las políticas”.

    Para Laura Farías, el rol de coordinadores lo ve como un reconocimiento a la trayectoria de cada uno de los investigadores e investigadoras que están a la cabeza de cada una de las mesas. “Estoy súper feliz pero también siento que es un gran desafío cumplir este rol, desde donde se pueden hacer cosas. Para mí, con este cargo estoy cumpliendo un rol de entrega, de servicio. No hay ningún interés ni rédito, sino una función totalmente de servicio hacia la comunidad científica”.

    En cuanto al impacto que puede significar para el (CR)2 contar con tres investigadoras participando en las mesas científicas de la COP 25, señala que “le da visibilidad y también, indudablemente, implica un reconocimiento a lo que se está haciendo en el Centro”.

    “Lo encuentro súper positivo y también considero que es una instancia para que la sociedad se conecte un poco con la ciencia y vea cuál es el impacto de vivir con ciencia y sin ciencia”, concluye Laura Farías.