Investigadores de la FCFM comentan lo que esperan del Ministerio de Ciencia y Tecnología (Noticias FCFM U. Chile)

    357

    Menos burocracia, más inversión y relevancia de temas país donde los científicos tienen mucho que decir, están entre las expectativas de los académicos e investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

    Por Comunicaciones FCFM – UChile

    Ayer se publicó en el Diario Oficial la ley que crea el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación en Chile, el último paso para que la nueva institucionalidad sea implementada, tras décadas de solicitudes de científicos y recomendaciones de evaluadores.

    Con ello, se instala el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, compuesto por organismos públicos, instituciones públicas de investigación y desarrollo e instituciones de educación superior estatales; además de personas e instituciones privadas que realizan, fomentan o apoyan actividades relevantes relacionadas con ciencia, tecnología e innovación. Se acaba la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) -hoy encargada del financiamiento de la mayor parte de las investigaciones en el país- y es reemplazada por la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, y se instalan cinco secretarías regionales ministeriales.

    Con la publicación de la ley, la Presidencia tiene un año para poner en funcionamiento el nuevo ministerio, fijar las plantas de personal de la Subsecretaría de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, dictaminar cuándo dejará de funcionar Conicyt y traspasar los funcionarios titulares de planta y a contrata. También está facultado para nombrar al primer ministro de ciencia, quien tendrá la misión de poner en marcha el proyecto.

    “Es una excelente noticia. Esperamos que esto traiga consigo el fortalecimiento de la ciencia, la tecnología y la innovación, que es lo que se espera del nuevo ministerio”, sostiene la profesora Marcela Munizaga, académica del Departamento de Ingeniería Civil y directora académica y de investigación de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile. “Para la comunidad científica es un gran logro que exista esta instancia en donde va a estar sentada en la misma mesa una persona que va a defender las necesidades de la ciencia y posicionar la ciencia para ayudar a tener un país más amigable, sustentable y en pie de desarrollo. Ahora sólo falta que se concrete“, agrega el profesor Diego Morata, académico del Departamento de Geología de la FCFM y director del Centro de Excelencia en Geotermia de los Andes (CEGA).

    La astrónoma María Teresa Ruiz, Premio Nacional de Ciencias Exactas, académica del Departamento de Astronomía y presidenta de la Academia Chilena de Ciencias, recuerda que desde hace décadas los científicos chilenos han aspirado a tener un ministerio de ciencia y tecnología capaz de apoyar el desarrollo científico en forma más contundente y coordinada que lo que se ha podido hacer hasta el momento en Conicyt. “Necesitábamos una institucionalidad más fuerte. El proyecto que se presentó en el Congreso, que se discutió y finalmente aprobó, ha sido apoyado por una gran cantidad de científicos y hoy día se cumple un hito, algo que esperábamos hace años”, dice.

    “Ahora viene un desafío probablemente tan complejo como todo lo anterior, que es implementar este ministerio nuevo, hacer que la transición entre Conicyt y el ministerio sea transparente. Necesitamos que todos los científicos estemos disponibles a ayudar a que esta implementación ocurra bien, cada uno desde su lugar en este mundo de la ciencia y el conocimiento. Ojalá resulte muy bien, que sea un ministerio muy ejecutivo, que no se pierda mucho dinero y tiempo en burocracias, y que empiece a funcionar y a apoyar el desarrollo de la ciencia y el conocimiento en Chile. Creo que eso nos va a hacer definitivamente un mejor país”, agrega la astrónoma.

    La búsqueda del nuevo ministro

    Para el decano de la FCFM, profesor Francisco Martínez, la creación del nuevo ministerio es tanto una meta como un comienzo que plantea nuevos desafíos. “Uno muy importante lo dice su nombre, al incorporar junto a la ciencia y la tecnología, la creación y la Innovación, integrando de esta forma una mayor diversidad de tareas. Un segundo desafío mayor se refiere al financiamiento, porque la inversión del país en investigación y desarrollo está estancada y se mantiene muy por debajo de los niveles de otros países de la OCDE. Me parece que si esta situación no cambia, el nuevo ministerio no tendrá posibilidad de lograr las expectativas que se han forjado”, resalta.

    La académica del Departamento de Geofísica y directora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, (CR)2, Laura Gallardo, espera que quien asuma la cartera sea consciente de la relevancia de la ciencia, la tecnología y el conocimiento para el desarrollo de Chile, “para un desarrollo que va mucho más allá del PIB y que requiere de pensamiento, inteligencia y creación”, indica. “Espero que este ministerio sea capaz de conciliar las visiones y el deseo de contribuir de científicos y científicas en Chile, que lo haga con diversidad, con inteligencia, pluralidad, diversidad de género, dándole la importancia que merecen los temas que se han venido discutiendo durante los últimos años, que son temas que trascienden a los gobiernos y que son cuestiones de Estado, como el cambio climático y la variabilidad, manejo de desastres, desarrollo de alternativas de energías renovables no convencionales”, enfatiza la investigadora.

    Si bien un ministerio de ciencia y tecnología es importante, no basta, dice Laura Gallardo, y espera que continúe el diálogo entre la comunidad científica nacional. “Somos eficientes haciendo ciencia, pero necesitamos mucha más ciencia, muchos más científicos y científicas, mucho más espacio para eso y una inversión mucho más sustantiva».

    Importa también la decisión de quién encabezará la nueva cartera para que tenga peso político, pero también experiencia en el mundo de la ciencia, dice Diego Morata. “Lo más complejo es quién va a ser el ministro o ministra, porque que yo sepa el ministro de Salud, históricamente ha sido un médico, el de Obras Públicas un ingeniero y el de Ciencia y Tecnología debiera ser científico. A veces en Educación no ponen un especialista y ahí están los problemas. Tiene que ser una persona de confianza, pero que tenga altura de miras, que conozca la ciencia que se hace en Chile”, subraya.

    Leer en Noticias FCFM U. Chile.