Investigadores del (CR)2 buscan conocer el sistema de nubes en Altos de Talinay

1069

La primera de las 3 campañas enmarcadas en el proyecto liderado por Roberto Rondanelli, busca comprender el sistema de niebla que alimenta el ecosistema presente en la cima el cerro.

Por Michelle Ferrer

Imágenes: Roberto Rondanelli

Motivados por comprender cómo funciona sistema de nubes que alimenta el ecosistema de bosque relicto de la IV región, es que el investigador del (CR)2, Roberto Rondanelli,  junto a su equipo permaneció durante 12 días en Altos de Talinay para realizar mediciones en la zona con el apoyo de Conaf y Telefonica, además de la participación del Universidad de Chile, el Departamento de Geofísica, la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, el Centro de Ciencias del Clima y la Resiliencia (CR)2 y el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA).

La primera de tres campañas que se realizarán en el área de la desembocadura del Limarí, se inserta en el proyecto Fondecyt “Variability of cloud liquid water on the coast fog forest of northern Chile”, en el que participan como co-investigadores José Rutllant, del CEAZA, y Marcos Díaz, del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Chile. La investigación espera dar respuesta a interrogantes tales como por qué se forman nubes en el cerro de Talinay, cómo se forman, cuánta agua contienen, cuál es su distribución vertical, cuál es su variabilidad estacional, entre otras preguntas.

Las razones que los llevaron a escoger Caleta el Toro y Cerro Talinay como los puntos para realizar las mediciones, es que cuenta con características físicas así como de accesibilidad que beneficia el trabajo científico en el lugar. De acuerdo a lo que explica Roberto Rondanelli, el cerro Talinay, al igual que los cerros de Fray Jorge, tienen un ecosistema que es del bosque relicto del norte de Chile, cuyo semejante es el bosque valdiviano del sur de Chile.

“En algún momento, hace probablemente millones de años de la historia del planeta, ese bosque cubrió una extensión mayor, hasta que cambió el clima en la zona. Cuando eso sucedió, la única parte de ese bosque que permaneció es la que se encuentra en Altos de Talinay. Estos árboles son testimonio de una época muy pretérita en donde esa vegetación estaba más o menos expandida por la zona y que ahora todavía podemos apreciar gracias al sistema de nubes presente en la cima del cerro y por lo tanto es importante entenderlo desde el punto de vista físico, entender la formación de la nube que alimenta ese ecosistema”, destacó Rondanelli.

Pero no solo será importante para recolectar datos a nivel local, ya que el bosque estudiado está muy cerca del borde de la zona de estratocúmulo presente en la costa de Chile. Esto implica que este tipo de nubes ingresen en ocasiones a los puntos de medición, permitiendo recolectar información muy valiosa y que no se tiene. “Si bien el estudio es muy localizado, también informa sobre un patrón de nubosidad que posee una cobertura más regional y esa nube de escala regional también tiene un efecto en el clima global que es muy importante”, señaló el investigador del (CR)2.

Nueva instrumentación y desarrollo local

La campaña implicó un gran despliegue de instrumental en la zona, contando con la instalación de un Fog Monitor, SODAR, un Dron UAV, Equipo de Radiosondeo I-Met, Equipo de sondeo Cautivo, Nefobasímetro y el uso de la estación meteorológica instalada en el sitio de Talinay, además de las estaciones meteorológicas de superficie de la red Ceaza-Met. Pero no solo se pretenderá utilizar las herramientas de medición ya disponibles, sino que también, durante el desarrollo del proyecto, se buscará desarrollar nueva instrumentación para medir nubes y poder ir afinando este tipo de investigaciones.

Finalmente, el proyecto también se inserta en el marco de los objetivos iniciales del (CR)2, por lo que se espera que al comprender el sistema de nieblas de la zona y su capacidad para generar ecosistemas, puedan ser eventualmente aprovechadas como fuente de agua para las comunidades locales.