La Parte Natural del Cambio Climático

    928

    (Diario El Sur,  2 de mayo de 2013)  El Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia estudia los diversos aspectos de este fenómeno global en el país. La UdeC, institución asociada de este Fondap, analizará los gases de efecto invernadero que produce la naturaleza.

    Lea la noticia completa acá

    Por Claudia Farias Vega, Diario El Sur, 2 de mayo de 2013

    Disponible en: http://www.elsur.cl/impresa/2013/05/02/full/12/

    Mucho se habla del cambio climático, el calentamiento global, el derretimiento de los glaciares y todas las consecuencias que traerá este proceso ya irrevocable en que está inmerso nuestro planeta. Sin embargo, es poco lo que se conoce específicamente sobre cómo está ocurriendo el cambio climático en nuestro país y cuál será la situación a la que tendremos que acomodarnos en las décadas por venir.

     

    Ahí es donde hace su entrada el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, proyecto

    Fondap de la Universidad de Chile en la que participan las Ues Austral de Chile y de Concepción.

    Laura Farías, académica de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la UdeC, explica que son varias las disciplinas que confluyen en este centro, entre ellas dinámica del clima, servicios ecosistémicos, dimensión humana y modelación, sistemas de información y biogeoquímica.

     

    A esta última corresponde el trabajo de la casa de estudios penquista, que Farías dirige como investigador responsable de esta parte del proyecto.

     

    “Vamos a ver procesos biogeoquímicos, como la fotosíntesis que hacen los fitoplancton y los bosques. Además de otros procesos que producen metano. Casi todos son de origen biológico que en cierta manera generan gases de efecto invernadero cuyo destino final es la atmósfera.

     

    Entonces nosotros queremos ver todos aquellos procesos de relevancia para la región del Pacífico que tienen implicancia a nivel regional y, de cierta manera, global”, explica la investigadora. Por cierto el dióxido de carbono (CO2) no es el único gas de efecto invernadero.“También elmetano y el óxido nitroso que lo producen todos los microbios que viven en todas partes del globo terráqueo.

     

    El océano es un gran productor de óxido nitroso”, aclara Laura Farías, señalando que la importancia del proyecto estriba en que “para saber cuál va a ser el cambio a futuro debemos saber cuanto emiten

    estos sistemas naturales y cuanto emiten las actividades antropogénicas”.

     

    LO LOCAL Y LO GLOBAL

     

    Según la investigadora aunque la variabilidad climática es un efecto global. “Todo lo que hacen los chinos, australianos lo que hacemos los chilenos el efecto es global, todo va a parar a la misma

    atmósfera”.

     

    Sin embargo “nosotros tenemos fenómenos regionales como la surgencia, las megaciudades, los desiertos, que tienen impacto a nivel mundial. Nosotros vamos a sacar provecho a nuestro sistema de nubes del pacífico que son los radiadores planeta, nuestras chimeneas que son las zonas costeras, nuestro océano austral que secuestra mucho carbono, vamos a estudiar (todo esto) desde el punto de vista científico. Porque sabemos que tiene impacto a nivel mundial”.

     

    GASES QUE VIENEN DEL MAR

    La parte biogeoquímica de este centro de investigación estudiará una hipótesis que sostiene que -contra lo que se ha planteado antes- “casi todos los gases que se encuentran en la atmósfera vienen de las

    aguas superficiales (la idea más difundida es que provienen del fondo del mar). Pero como están muy bien mezcladas por el viento no lo vemos, porque no se acumulan y se intercambian muy rápidamente.

     

    Pero el océano superficial que es a la larga el que más está siendo perturbado porque se está calentando, se está estratificando, es el que está produciendo la mayor parte de estos gases. Entonces

    queremos estudiar quienes son estos microbios que los están haciendo y cuáles son los procesos físicos que hacen que estos gases se intercambien con la atmósfera”.

     

    Por el lado humano “sabemos que se prevé un cambio en el ciclo hidrológico y probablemente la zona centro sur va a ser como la zona norte de Chile. Entonces eso tiene un efecto de adaptación y mitigación, no tenemos mucho que hacer, hay que adaptarse y por eso el proyecto se llama resiliencia”.