La sequía en diversos países está amenazando la seguridad alimentaria (El Mercurio)

1153

(18 de junio) Naciones como Corea del Norte, Chile y Puerto Rico atraviesan por su peor crisis de escasez de agua.

Por Tania Herrera

Cada año 12 millones de hectáreas de tierra productiva se pierden debido a la sequía y la desertificación, según datos recientes de Naciones Unidas. En ese espacio se podrían cultivar 20 millones de toneladas de cereal.

Varios países, incluyendo Chile, están sufriendo una de las peores sequías de su historia, lo que está amenazando la seguridad alimentaria por la escasez de recursos hídricos. Desde 1994, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 17 de junio como Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía para concientizar sobre este problema.

“Debido a la degradación de la tierra, se almacenan menos agua y nieve en los suelos. Dentro de 10 años, dos de cada tres personas en el mundo podrían estar viviendo en condiciones de estrés hídrico”, dijo el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con motivo de esta jornada.

Hay algunas regiones en el mundo donde se está intensificando esta sequía: las zonas subtropicales. Son regiones que están bajo la influencia de altas presiones atmosféricas, tal como el centro sur de Chile y el estado de California, asegura Maisa Rojas, paleoclimatóloga del Centro del Clima y la Resiliencia (CR2). “No es que en todo el mundo estemos con sequía”, aclara la investigadora.

En el caso de California, este ya es el cuarto año de sequía extrema y el gobierno local se ha visto obligado a adoptar drásticas medidas para limitar el consumo de agua.

Otro país que está padeciendo de la falta de recursos hídricos es Corea del Norte. La agencia estatal de noticias, portavoz del régimen, aseguró que el país sufre “la peor sequía en 100 años”. El medio confirmó que casi una tercera parte de las 441 mil hectáreas de campos de arroz del país se están secando, y que la producción agrícola podría verse reducida entre el 15% y el 20%.

En San Juan, la capital de Puerto Rico, más de 300.000 hogares y negocios han visto interrumpido el suministro de agua día por medio e incluso durante dos de cada tres días. “Este evento tiene el potencial de ser uno de los peores o el peor, especialmente para la zona oriental de Puerto Rico”, advirtió Ernesto Morales, coordinador de Avisos del Servicio Nacional de Meteorología del país.

Leer nota en El Mercurio