Los efectos del cambio climático y las estrellas de neutrones son los aciertos del año de la ciencia chilena (El Mercurio)

227

El medio ambiente, con el clima, los incendios y las áreas marinas protegidas, fue el gran protagonista de este año en el país. Mientras que los proyectos del Ministerio de Ciencia y del Laboratorio de los Andes serán los pendientes de 2018.

Por Lorena Guzmán

Casi todos los rankings lo confirman. El hito científico del año es el descubrimiento del choque de dos estrellas de neutrones (o la creación de una kilonova), algo nunca visto y que se observó desde Chile. Aunque detrás del hallazgo hay un numeroso grupo de científicos de todo el mundo, fue la estudiante de magíster chilena Natalie Ulloa quien obtuvo los primeros datos desde el norte del país. “La participación de varios chilenos fue uno de los logros más importantes de la astronomía local”, dice Lucas Cieza, astrónomo de la U. Diego Portales

Si bien es indiscutible la importancia de este hito, fue el medio ambiente el que acaparó los grandes logros y aprendizajes del año. Por primera vez una investigación pudo conectar localmente eventos climáticos extremos con el cambio climático. “Recién estamos comenzando a entender esa relación, pero definitivamente no podemos negar que el cambio climático está aquí”, opina Maisa Rojas, climatóloga del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, el mismo organismo que realizó el estudio.

Otro gran avance, a juicio de la investigadora, es la creación de áreas marinas protegidas. Aunque el proceso no ha sido fácil y hay mucho por implementar, el área total bajo protección es mayor al territorio continental de Chile, lo que convierte al país en una de las naciones con mayor superficie bajo este estatus en el mundo.

Los incendios del verano pasado también dejaron una gran lección, opina Cristián Echeverría, director de la Sociedad Chilena de Ecología del Paisaje (IALE-Chile). “Aún quedan grandes extensiones continuas de plantaciones exóticas, lo que sigue siendo un riesgo de megaincendios”, especifica. “Una de las grandes tareas que tenemos es acelerar el trabajo de planificación integrada del territorio, una que proteja tanto a las personas como a la biodiversidad”, opina. Además, es momento de aterrizar todos los datos obtenidos y comenzar la recuperación de lo que se quemó.

El pasado también se develó este año a través de varios hallazgos de centros ceremoniales, cuenta Calogero Santoro, académico del Instituto de Alta Investigación de la U. de Tarapacá. El más destacable es Pampa Iluga, el mayor centro ceremonial preincaico del Norte Grande y que fue hallado por el arqueólogo de la U. de Chile Mauricio Uribe. Son 46 hectáreas con más de 80 túmulos de tierra que contienen entierros humanos, restos de vegetales, cerámicas y alimentos. Estos hallazgos nos están ayudando a comprender que el uso excesivo de los recursos nunca es sostenible y siempre lleva al colapso de las sociedades. “Este es un conocimiento que debemos utilizar para lo que estamos enfrentando ahora”, asegura.

En el área médica, lo más destacable fue el primer ensayo clínico chileno de terapia celular para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, asegura Maroun Khoury, profesor investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes. “La noticia fue publicada en más de 14 idiomas”, agrega. También destacaron el reconocimiento internacional a la vacuna chilena contra el virus sincicial y el estudio más grande en alzhéimer que se ha realizado en Chile y que busca disminuir y prevenir sus síntomas.

Leer en El Mercurio.