Mujeres y Cambio Climático

    1035

    Columna de Opinión de nuestra investigadora, Paulina Aldunce, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. Publicada en El Dínamo, 7 de marzo

    En vísperas de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se hace necesario reflexionar respecto al rol fundamental de la mujer en el contexto del cambio climático, considerando este fenómeno como uno de los mayores retos que las sociedades humanas en el siglo XXI deben enfrentar. Sin embargo, existe una diferenciación social en cuanto a la afectación, impactos y rol que distintos grupos sociales juegan en relación a la adaptación y resiliencia al cambio climático.

    Las mujeres constituyen uno de los grupos de la  población  más vulnerables al cambio climático y eventos climáticos extremos, que derivan en desastres naturales. Por ejemplo, en aquellos países de menores recursos económicos, existe una mayor dependencia de subsistencia relacionada al uso de recursos naturales, como es el caso de la agricultura. Esta dependencia hace extremadamente vulnerable a este grupo social, ya que en condiciones de un clima cambiante se verá afectada, por ejemplo, la disponibilidad de agua debido a sequías, lo que resultará en mermar no sólo la seguridad alimentaria, sino también una importante fuente de ingresos.

    Otro ejemplo que ilustra la mayor vulnerabilidad de las mujeres es en el caso de los eventos climáticos extremos (que se traducen en desastres naturales) y que con el efecto del cambio climático se espera que aumente en frecuencia y magnitud. Un gran número de investigaciones realizadas pos-desastres evidencian una mayor mortalidad de mujeres y niñas, así como más exposición de ellas a riesgos como delitos sexuales. Además, existe una tendencia global a ser marginalizadas de los procesos de toma de decisiones y discriminadas en los procesos de reconstrucción y recuperación post desastres, a pesar de la mayor responsabilidad histórica y cultural que en general poseen respecto al cuidado del hogar, niños y adultos mayores.

    Si el objetivo es incrementar la capacidad adaptativa y de resiliencia de la población, es indispensable dar especial atención a la vulnerabilidad de las mujeres y promover la inclusión en el desarrollo de intervenciones con este fin, sobre todo a nivel local. Por ejemplo, en el caso de desastres asociados a eventos climáticos, se ha demostrado que la activa participación de mujeres mejora los procesos de gestión a través de una mayor efectividad en prevención, respuesta y recuperación frente a estas emergencias.

    Otra de las lecciones más importantes que se puede extraer de las investigaciones de género y desarrollo, es que aquellas intervenciones para paliar el efecto climático que ignoran o no consideran apropiadamente cuestiones de género, terminan por aumentar la inequidad y vulnerabilidad de este grupo social.

    Ver columna completa: http://www.eldinamo.cl/blog/mujeres-y-cambio-climatico/