Nuevos derechos que van de la mano con avances de la sociedad: Expertos presentan sus posturas en el Congreso Futuro (Emol)

    182

    En un panel llamado «Concientizar» tres expertos analizaron la protección a nuestra privacidad de datos, el acceso a beneficios científicos y las nuevas preocupaciones que emergen con la modernidad de la sociedad, como el cuidado del medio ambiente.

    Por Thomas Heselaars

    Este miércoles en el marco de la tercera jornada del Congreso Futuro 2020, Pilar Moraga, Javiera Moreno y el español Rafael Yuste analizaron los nuevos derechos que emergen con las nuevas tecnologías. Preocupaciones como la privacidad, el acceso a avances científicos y todos los derechos que derivan de esto, fueron el foco de la conversación.

    En primera instancia se presentó la abogada chilena, Pilar Moraga. La doctora en derecho de la Universidad de Lille centró su discurso en el medio ambiente y su correcta fiscalización.

    La también investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 destacó que una nueva era geológica «significa altos niveles de consumo, de contaminación, un exacerbado crecimiento demográfico y también una exacerbada explotación de los recursos naturales».

    «El cambio climático solo viene a profundizar los efectos de esta forma de sociedad que estamos teniendo».

    Sin embargo, fue enfática al indicar que «vemos en este fenómeno una oportunidad para poder construir una sociedad más justa».

    Por esto, hizo un llamado a «concientizar para trabajar en un nuevo pacto social, que supere la desigualdad, que promueva la resiliencia y la protección de intereses de las generaciones futuras». Además, explicó la importancia de pasar de un paradigma antropocentrista a uno ecocentrista, el cual deja de estar centrado en el ser humano, y pone foco en la naturaleza.

    Posteriormente se presentó la activista por los derechos humanos en el espacio digital, Javiera Moreno, y detalló cuánto deben importar los datos. «Cada uno de los registros que las personas emanan los días, es un dato», explicó.

    «Creo que los datos son más que un nuevo petróleo, son más como el universo, que es infinito», opinó la integrante de la Fundación Datos Protegidos.

    «Nos vigilan, tenemos una vigilancia permanente. Existe una vigilancia respecto a todos nuestros movimientos y nosotros le damos acceso a esto, porque aceptados los términos y condiciones» sostuvo sobre la recopilación de datos de distintas aplicaciones. «Los algoritmos se van alimentando de nuestros propios datos y producen cierto perfilamiento a las personas», agregó.

    «La privacidad es una garantía fundamental», sostuvo. También hizo un llamado a detener el uso de datos biométricos en materia de seguridad, debido al alto porcentaje de error que tiene.

    Por su parte, Rafael Yuste se refirió a las reglas éticas para la neurotecnología y la inteligencia artificial. El neurobiólogo español, explicó su proyecto denominado «Brain» (Brain Research Through Advancing Innovative Neurotechnologies), y comentó que «la medicina aún no entiende cómo funciona el cerebro, porque se ha estudiado neurona a neurona, pero el cerebro tiene cien millones de neuronas que se relacionan entre ellas en tiempo y espacio y generan la actividad de la mente»».

    «Entender cómo se fabrica la trama del cerebro nos permitirá entender cómo funciona la mente humana», sostuvo. «Será un nuevo renacimiento», profundizó.

    «Tenemos que reaccionar defendiéndonos para que estas tecnologías sean utilizadas para el bien común, del paciente», manifestó sobre el estudio de este órgano y para eso, el experto propuso los «neuroderechos», lo que permitiría una «privacidad mental».

    El experto adelantó que se encuentra trabajando en promover que se incluyan estos neuroderechos en la carta fundamental del país y que se encuentra en un programa piloto para implementar un juramento tecnocrático.

    Leer en Emol.