O'Higgins enfrentó el mes de junio más seco de los últimos años (El Rancagüino)

778

(7 de julio) Las lluvias en Rancagua se redujeron a apenas 2.0 milímetros mientras el déficit en San Fernando se mantiene en un -90% . Académico de la U. de Chile definió el 2015 como el más seco en 150 años.

Por Irene Padilla

A pesar de las intenciones y los deseos generales de que el Fenómeno del Niño por fin tenga sus efectos en la zona central no hay caso. Las esperadas lluvias de junio no llegaron y un mes que históricamente y por excelencia se destacaba por ser lluvioso este año presentó índices de sequía alarmantes. Según el último informe de la Dirección General de Aguas en la estación de medición de Rancagua se registraron solo 2.0 milimetros de agua caída con un total de 35 milímetros acumulados a la fecha. En los últimos cuatro años este ha sido el peor junio para la provincia de Cachapoal. En junio de 2012 la misma estación registro 189 milímetros en el sexto mes del año, y uno de los años malos que fue el 2013 la cifra bajó a 23 milímetros, pero nada como lo que se puede ver hoy.

Más al sur en San Fernando, en junio pasado la lluvia caída alcanzó solo 19.5 milímetros muy alejado de los 226.5 registrados en junio de 2012 por ejemplo. Finalmente la medición del embalse Convento Viejo muestra que solo cayeron 31.5 milímetros en esa estación de monitoreo, acumulando a la fecha tan solo 50 milímetros de agua lluvia, a diferencia de los 290 milímetros acumulados la misma fecha en 2014. Las cifras son rotundas y demuestran que este ya se perfila como el peor año de los últimos cinco de sequía para la sexta región.

El académico de la U. Católica del Maule y experto en el área, Enrique Misle, explica que lo más complejo es la recuperación de un mes tradicionalmente lluvioso: “Un junio sin lluvias es difícil de recuperar,  es delicado porque supongamos que recuperamos agua a un año más o menos normal, eso significa que va a tener que llover muy intenso lo cual también es dañino, ahora en la medida que los años pasan por más que tengamos un año normal, el agua la vamos a ir percibiendo como escasa porque aumenta la población, la competencia y los usos del agua también aumentan”.

Misle subraya que las lluvias que cayeron este fin de semana y que se supone continuaran los próximos días, podría ser un indicativo de recuperación  “en general la tendencia estos meses claramente muestra que el total del año va a ser bajo lo normal sin embargo aún hay gente que dice que puede venirse una recuperación importante y de hecho el pronóstico para los próximos diez días viene anunciando lluvia, con  tres periodos con probabilidad alta de precipitaciones”.

El agrónomo recuerda que la intervención de los caudales de regadío en el verano, ante escenarios de sequía extrema, no es algo ajeno a la zona central, y que 1998 fue el último año más seco de la historia reciente y en esa oportunidad el Estado debió recurrir a medidas extremas como la intervención la suspensión de los derechos de agua de los regantes. Si bien Misle asegura que aún queda invierno, para la sexta región estos datos de déficit son especialmente alarmantes : “El caso de la sexta región es clave porque normalmente la precipitación en esa zona es menor pero hay más demanda evaporativa porque tienen temperaturas más altas que el Maule por lo tanto  la situación para ustedes es mucho más delicada, de hecho en la últimas décadas hemos estudiado como la disminución de  las precipitaciones ha ido siendo causa de que muchos cultivos se muevan al sur”, sentencia el experto de la UCM.

El año más seco del siglo

Mega – Sequía es el nombre con que han bautizado el fenómeno de los últimos cinco años, los académicos del Departamento de Geofísica (DGF) de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, quienes se encuentran estudiando la condición excepcional de este evento. René Garreaud, subdirector del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR) de la U. de Chile y académico del DGF, explica que –a pesar del anuncio de la llegada del fenómeno de El Niño a nuestras costas- los registros de la Dirección Meteorológica de Chile indican que por ejemplo, la Región Metropolitana enfrenta una sequía histórica. A eso se suma que  el déficit de precipitación durante este período supera el 30% desde la Región de Coquimbo hasta La Araucanía y de acuerdo a investigaciones realizadas en el DGF, sus causas no sólo pueden encontrarse en fenómenos naturales, pues la Mega sequía se ha desarrollado durante un período neutro (sin El Niño o La Niña) y su intensidad supera ampliamente los valores esperados para la fase fría concurrente de la Oscilación Decadal del Pacífico.

Por su parte Roberto Rondanelli experto miembro del equipo aseguró que este año tiene los peores registros desde hace más de un siglo. “Ha sido uno de los años más secos del registro, sino el año más seco de los últimos 150 años y también la seguidilla de años que hemos tenido, es decir, los últimos cuatro años sumados a éste, son la sequía más larga que hemos tenido en el registro también”. Aun asi Rondanelli es del grupo que cree que el Fenómeno del Niño aun puede ayudar a enfrentar la emergencia “Estamos en la fase cálida de El Niño, que se asocia en general con mayor precipitación. Por lo tanto, esa transición hacia la fase cálida de El Niño ha venido ocurriendo desde principio de año y ahora está cada vez con más fuerza. Así que uno espera que las condiciones se den para que haya precipitación”, señaló el experto.

Leer en El Rancagüino