Pese a calor de últimos días expertos pronostican lluvias para junio en zona central (La Tercera)

769

(La Tercera, 20 de mayo) Precipitaciones se intensificarán por Fenómeno de El Niño, que pasó de débil a moderado.

Por Carlos González Isla

Un complejo escenario enfrenta la zona central del país desde el punto de vista meteorológico, explica Gianfranco Marcone, meteorólogo de Chileweather. Este mes podría terminar sin lluvias, lo que agudizará la sequía. A lo más se observan posibilidades el día 27.

Sin embargo, hay noticias alentadoras. Dice que el Fenómeno de El Niño, que se caracteriza por traer precipitaciones a nuestro país, se mantendrá por lo menos hasta el verano de 2016.

Marcone agrega que las precipitaciones deberían llegar a partir del próximo mes. “Mayo se despedirá sin precipitaciones, pero en junio, julio y agosto se deberían reactivar”.

Claudia Villarroel, especialista de la Dirección Meteorológica de Chile, también cree que en podrían regresar las precipitaciones el próximo mes.

Sobre la ausencia de lluvias en lo que resta del mes, dice que no es extraño, toda vez que mayo todavía es un mes de otoño, donde precipita muy poco. De hecho, menos de un 10% de la precipitación anual se concentra hasta este mes. “La mayor cantidad es en junio, julio y agosto”, dice.

Las lluvias serán empujadas por el Fenómeno de El Niño que fue calificado como débil hasta hace pocos días, pero que pasó a moderado la semana pasada.

Una de las condiciones para que se dé este anomalía es que se eleve la temperatura del mar en 0,5°C, estuvo en 0,8°C y ahora alcanzó 1°C.

“Esta última semana pasó a 1°C, lo que quiere decir que pasó de un Niño débil a moderado”, dice Villarroel, quien explica que esta condición debe mantenerse al menos tres meses, de lo contrario se mantendrá débil.

La experta aclara que el fenómeno tienen una influencia en las precipitaciones, pero no es automático ni inmediato. “No es necesario que esté El Niño para que llueva”, dice. Hasta ahora explican solo un 60% de las lluvias cuando se ha presentado en el pasado.

Impacto sequía

Maisa Rojas, directora del Núcleo Milenio de Paleoclima e investigadora del Centro CR2, explica que efectivamente si se analizan los episodios del pasado se puede concluir hasta ahora que la problabilidad que generen lluvias no es de un 100%.

La experta agrega que el fenómeno ya está instalado y “que se sabe que cuando ocurre hay mayores probabilidad de tener inviernos lluviosos en Chile central, esto es junio, julio, agosto entre La Serena y Curicó”.

Además, esto aleja las posibilidades que 2015 sea un año seco, lo que vendría a ser un respiro luego de una sequía que ha golpeado al país.

Las precipitaciones serían un gran alivio para la agricultura, conformada en un 90% por pequeños agricultores. Desde el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap), señalan que la mitad de las comunas del país están con emergencia agrícola, por lo que trabajan en medidas como la mejora de canales para que no filtren el agua y promoción de manejo sustentable de suelos, entre otras.

Las zonas más afectadas son las regiones de Coquimbo y la de Valparaíso, en esta última especialmente la provincia de Petorca. “Estos puntos del país arrastran lo que entendemos como una sequía estructural de ocho a nueve años”, dice Ricardo Vial, subdirector del organismo. “De todos modos estamos atentos a las proyecciones de la Dirección Meteorológica que son buenas al pronosticarse un mes de junio más lluvioso”, agrega.

Lluvias y polución

El que se intensifiquen las lluvias en la zona central y Santiago, no necesariamente ayudarán a resolver los problemas de contaminación que por estos días se observan en la capital.

Sebastián Tolvett, jefe de la División de Calidad del Aire del Ministerio del Medio Ambiente, explica que antes y después de un frente de mal tiempo hay fenómenos de estabilidad en la atmósfera, lo que significa, que no hay vientos.

“Eso puede provocar que existan algunos peak de contaminación. Por eso estamos trabajando en el Ministerio en medidas para combatir la contaminación y no enfrentarla en base a situaciones climatológicas”, explica.

Leer nota en La Tercera