Santiago vive su período más lluvioso de los últimos ocho años (La Tercera)

332

Aunque desde la Dirección Meteorológica dicen que aún no se retoman los niveles normales de lluvias, expertos creen que periodo de sequía estaría llegando a su fin. La última vez que hubo tanta precipitación fue en el año 2008, cuando cayeron 350,8 mm. A la fecha van 278,3 mm y todavía quedan 11 semanas para terminar el año.

Por Cecilia Yáñez.

Según los registros de la DMC, la última vez que hubo tanta precipitación fue en el año 2008, cuando cayeron 350,8 mm. Desde entonces, el año más seco fue el 2011, con apenas 147,5 mm. Sin embargo, las lluvias caídas hasta ahora en Santiago no alcanzan para el “año normal” a la fecha (325 mm) y todavía existe un déficit de 15%.

Caso excepcional es La Serena. En la estación de la Cuarta Región ya han caído 168 mm, la mayor cantidad desde el año 2002, cuando se registraron 188,2. En Valparaíso, con 409 mm, este es el año más lluvioso desde 2008, cuando cayeron 487 mm, y en Coyhaique no caía tanta precipitación desde el año 2009, cuando se llegó a los 1.227,1 mm (ver recuadro).

¿Estos números significan que se acaba la sequía? Según Maisa Rojas, académica del Departamento de Geofísica de la U. de Chile y experta del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2), a la luz de los registros, el período de sequía que nos afectaba está terminando y dando un respiro a buena parte del país.

Para Fernando Santibáñez, director del Centro de Agricultura y Medio Ambiente de la U. de Chile (Agrimed), “es muy probable que este año esté marcando un cambio de ciclo, desde un ciclo seco que debiera estar terminando, a un ciclo ligeramente más lluvioso”.

Sin embargo, Ricardo Vásquez, meteorólogo de la Oficina de Cambio Climático de la DMC, dice que aún es poco claro que estemos volviendo a un año de precipitaciones normales o cerca de lo normal.

Cambio climático

El clima, dice Rojas, es el resultado de dos elementos importantes. Uno es la variabilidad natural que explica por qué no son todos los años son iguales y que aplica bien desde Santiago al norte. El segundo es la variabilidad superimpuesta del cambio climático que se da en un “tiempo de emergencia”, en el que aparece un período con características distintas por sobre la variabilidad natural.

“Hay estudios que nos indican que desde Curicó al sur el periodo de emergencia será relativamente pronto y el cambio climático será la normalidad en los próximos años. En 15 años más ya estaremos en nuevo clima en esa zona, mientras que más al norte seguirán las lluvias dentro del rango de lo que se considera “año normal”, señala Rojas.
Esta disminución de las precipitaciones en la zona centro-sur es la situación que se observa actualmente y que se espera continúe durante el siglo XXI, indica Vásquez.

Leer en La Tercera.