Tami Bond: “Las emisiones son parte de nuestra vida debido a la tecnología que hemos escogido como sociedad”

    750

    La académica de la Universidad de Illinois estuvo de visita en Chile para conocer distintas iniciativas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y compartir experiencias con la comunidad científica nacional.

    Captura de pantalla 2015-04-29 a las 17.33.57“Me gusta prenderle fuego a las cosas y verlas quemarse”. Así responde Tami Bond, autoridad mundial en emisiones de carbono negro, cuando se le pregunta por su labor científica y las múltiples disciplinas que abarca, desde la ingeniería pasando por las ciencias atmosféricas, hasta el trabajo con las comunidades locales.

    En el marco de su visita a nuestro país, Bond se reunió con autoridades e investigadores, como el subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, y los científicos del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 de la Universidad de Chile. Así, intercambiaron experiencias en el manejo de emisiones, especialmente de carbono negro o black carbon (BC), material particulado que se produce por la combustión incompleta e ineficiente de combustibles fósiles, biocombustibles y biomasa.

    A diferencia del dióxido de carbono (CO2), el BC permanece poco tiempo en la atmósfera, aunque es altamente eficaz en la captura de luz solar. “Un gramo de carbono negro tiene el tamaño de la mitad de una moneda de cinco pesos chilenos, pero su superficie de absorción lumínica es equivalente a la de 10 paraguas de color negro. Toda esa energía se devuelve a la atmósfera, aportando al calentamiento global”, explica Bond.

    la foto 2

    (Izq. a derecha: Marcelo Mena, subsecretario de Medio Ambiente, Laura Gallardo, directora del (CR)2, y Tami Bond) 

    Para la comunidad científica, el carbono negro representa un gran desafío, ya que sus fuentes de emisión son difíciles de medir y sistematizar. Automóviles con motor diesel, así como quemas agrícolas, estufas a leña y lámparas de kerosene son parte de este amplio espectro. “Las emisiones contaminantes son parte de nuestra vida cotidiana debido a la tecnología e infraestructura que hemos escogido como sociedad”, dice la ingeniera.

    Pero Bond, reconocida como una de las 21 personas más creativas del mundo por la prestigiosa MacArthur Foundation en 2014, cree que el ciudadano común puede aportar con su grano de arena .“Hay que tomar conciencia de nuestras acciones y cambiar éstas prácticas para reducir su impacto, pero también debemos exigir a las autoridades la opción de escoger servicios más limpios. Un individuo no puede cambiar el mundo, pero sí puede ser parte de la sociedad que es capaz de hacerlo”.

    (Foto: MacFound.org)