«Transformación: profundos cambios para enfrentar grandes desafíos» por Paulina Aldunce

    15

    Columna de Opinión de Paulina Aldunce, investigadora (CR)2, académica de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile y presidenta de la conferencia Transformations 2019. Publicada en El Mostrador.

    El enfoque de la transformación, entendido como cambios fundamentales en los sistemas naturales y humanos, que implican innovación, cambios en formas de pensar, decisiones, acciones y sistemas de gobernanza, genera posiciones opuestas: Algunas personas lo ven como necesario, urgente y posible de implementar. En cambio, hay quienes argumentan que este enfoque no es importante, que podemos seguir conduciendo a la sociedad como lo hemos hecho hasta ahora, no lo ven como parte de nuestro presente y lo consideran complejo de implementar. Ante estas distintas posiciones, es bueno reflexionar en torno al por qué, cuándo, cómo y quiénes en relación a la transformación para abordar el cambio climático.

    Por qué: El planeta está experimentando cambios a una velocidad sin precedentes. Los humanos nos hemos convertido en una enorme fuerza global, cuya influencia es comparable al impacto de las fuerzas de la naturaleza, somos parte de esta historia, hemos construido el pasado y el presente del planeta. Somos responsables, pero esta responsabilidad no puede ser un motivo para la inacción, sino más bien llamarnos a la acción, con la esperanza de escribir un mejor futuro para el planeta.

    Cuándo: No estamos haciendo lo suficiente ante el cambio climático lo que ha desencadenado una crisis de ambición climática, donde la sumatoria de los compromisos nacionales asumidos por los países en las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC), está lejos de alcanzar el objetivo común de no sobrepasar los 2°C, y menos aún mantenerlo por debajo de los 1,5°C. Bajo estas condiciones nuestro planeta será otro planeta, con altos costos económicos, de la naturaleza y sufrimiento de la población. Es por ello la urgencia de la transformación.

    Cómo: Hasta ahora han dominado respuestas basadas en cambios menores o incrementales, los cuales a pesar de que han sido necesarios, no son suficientes. Se hacen necesarios cambios profundos, y es aquí donde nace la esperanza ya que se están experimentando cambios en nuestras conductas asociadas a nuestros valores, como también en cambios en la tecnología. Un ejemplo de transformación en nuestro país es la velocidad en el cambio de la matriz energética, basada en combustibles fósiles hacia tecnologías renovables.

    Quiénes: Debido a la complejidad e incertidumbre del cambio climático, trabajar aisladamente
    constituye una barrera para la transformación, por lo que se debe promover espacios que faciliten y fomenten la participación y conexión con otros, generando una oportunidad para construir una nueva sociedad.

    Una última reflexión es respecto a que parte del rechazo a la trasformación se basa en la
    argumentación de que se encontrará con barreras en términos de conflictos de interés. Sin
    embargo, estos conflictos de son inherentes y transversales en nuestra sociedad. Es cuestión de mirar, por ejemplo, nuestros intentos a algo tan básico como lo son las políticas de reducción de la pobreza.

    Chile es reconocido como uno de los países líderes en el enfoque de la transformación, y en parte esto se debe a que este año acogerá la Conferencia de Transformación 2019, siendo la primera vez que abandona su organización en países de altos ingresos, convocando a expertos internacionales y nacionales, y por su formato innovativo, abre oportunidades para la conversación entre distintos actores más allá de lo académico. Citando a Albert Einstein “No podemos resolver nuestros problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos”.