U. de Chile inaugura centro de estudio del cambio climático y sus efectos sociales

    767

    (Radio Universidad de Chile, 16 de octubre) Este martes se inauguró el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, instancia académica que estará preocupada de los efectos del cambio climático y sus estrategias de mitigación, en la que participan profesionales de la Universidad de Chile. El equipo que integra el (CR)2 destaca el carácter interdisciplinario y la integración de las ciencias naturales y sociales en este trabajo que ya cuenta con financiamiento estatal para los próximos cinco años.

    En el proyecto (CR)2 se trabajarán en cinco líneas de investigación: sistemas de modelización y observación, biogeoquímica, dinámica del clima, servicios ecosistémicos y dimensión humana; esto además, enfocado en tres problemas centrales, la urbanización, el apresurado cambio de uso de suelo y recursos hídricos.

    En el proyecto están involucrados académicos de las universidades de Chile, Austral y de Concepción.

    Laura Gallardo, directora del recién inaugurado Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, explicó que la alta variabilidad de clima en Chile, es un ámbito relevante que se está analizando en su dimensión geográfica y humana.

    En este sentido, la académica explicó que “la resiliencia tiene que ver con esta capacidad que tienen los sistemas ecosociales de poder mantener su esencia y poder cambiar adecuadamente frente a los estímulos externos, frente al cambio. Cómo nos adaptamos a esos cambios sin perder nuestra esencia, sobreviviendo en eso y modificando nuestras propias conductas de manera que esos conflictos entre distintos sectores, pero también entre nuestra convivencia con el planeta sea mejor entendida”.

    Para la académica,  el cambio climático es muy evidente en Chile, y ahora cabe distinguir las señales que la propia naturaleza da sobre esto.

    Dentro de los proyectos que se impulsarán será la medición de aerosoles en la atmósfera de Santiago, para acceder a datos relacionados con la dinámica de la contaminación, la radiación que llega a la superficie y la dispersión de los entes contaminantes.

    El (CR)2 comenzó su trabajo antes de su inauguración, con el estudio publicado en la revista Nature, que demuestra anomalías inusuales en el fenómeno de El Niño Oscilación del Sur durante la segunda mitad del siglo XX, en relación a los últimos 700 años.

    Sin embargo, Antonio Lara, de la Universidad Austral, y quien encabeza el eje de servicios ecosistémicos, aseguró que uno de los aspectos más importantes es la integración de las ciencias naturales y sociales en el estudio de fenómenos y la posterior consecuencia que esto debiera tener en el diseño de políticas públicas.

    En esa línea, el académico de la Universidad Austral indicó que “lo que nosotros hagamos tiene que ser científicamente de excelencia, tiene que ser integrado, pero tiene que respaldar la toma de decisiones y eso no se hace sólo desde la ciencia, y tomadores de decisiones son todos, no sólo el Gobierno y el sector privado, son las organizaciones ciudadanas, las ONG´s y la sociedad en su conjunto, pero se les debe escuchar, recopilar sus saberes de estos distintos grupos, sus prácticas, sus metodologías, para poder hacer este ejercicio”.

    Pilar Moraga, abogada del Centro de Derecho Ambiental de nuestra casa de estudios y encargada del área de Dimensión Humana del (CR)2, explicó que en esta materia existen varios desafíos: la construcción de bases para un mapa de vulnerabilidad y definir el marco conceptual de resiliencia, adaptación y vulnerabilidad.

    Se trabajará también en el diagnóstico del marco institucional del cambio climático para Chile, su gobernanza y los principios fundamentales del régimen climático internacional, ya que según explicó, el año 2015 se define uno nuevo.