Visión de Trump pone en aprietos el esfuerzo mundial por contener el calentamiento del planeta (El Mercurio)

    667

    Aunque le será difícil salirse del Acuerdo de París para reducir emisiones de CO {-2} , sí podría bloquear las ayudas económicas. Además, su postura le da fuerza a la mirada escéptica al fenómeno.

    Richard García

    Los escépticos frente al calentamiento global acaban de conseguir el mejor de sus aliados en el Presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump. Ello, porque hasta ahora todos sus clamores habían sido considerados alegatos minoritarios e inconsistentes frente a la enorme evidencia aportada por los investigadores de todo el mundo alineados con el Panel Internacional de Cambio Climático de Naciones Unidas.

    Pero Trump podría darles un protagonismo mucho mayor. Él nunca ha sido un convencido del fenómeno, y desde hace cinco años que viene reclamando, primero a través de Twitter y luego en sus discursos de campaña, que se trata de un “cuento chino”. Un tema al que se le ha prestado mucha atención, desviando, a su juicio, recursos que podrían utilizarse para otros fines y poniendo en juego el desarrollo económico y bienestar de los ciudadanos.

    Una de sus promesas de campaña ha sido justamente salirse del Acuerdo de París contra el Calentamiento Global, que fue suscrito a fines del año pasado y que Estados Unidos ratificó en septiembre.

    No le será sencillo al magnate inmobiliario y futuro Presidente cumplir esa intención. Según el acuerdo, que entró en vigencia apenas el viernes pasado, tendrá que esperar tres años antes de hacer efectivo su retiro.

    Pero en el intertanto, podría hacer muy difícil su operación, reconoce Nicolás Bambach, director del Centro Cambio Global de la U. Católica. Ya anunció que entre los planes de sus primeros cien días de gobierno retiraría todo financiamiento para los programas de cambio climático y energías limpias asociados con la implementación del acuerdo y que irían a países en desarrollo.

    A ello se suma la posibilidad de que Trump se margine de la elaboración del reglamento del acuerdo, requerimiento básico para su aplicación. “Si ello ocurre, simplemente no se podrán cumplir los objetivos”, dice Bambach.

    Además, adelantó que promoverá el desarrollo de la industria petrolera y del carbón, terminará con las limitaciones que había para las exploraciones de nuevos yacimientos y reactivará el proyecto de gasoducto de Alaska. “Con esto, se incentiva el desarrollo de la energía en base a combustibles fósiles, que es todo lo que queremos evitar”, sostiene Bambach.

    Estados Unidos quiere asegurarse la autonomía energética, reconoce Eduardo Sanhueza, físico y experto en cambio climático, quien ha participado en las negociaciones internacionales representando a Chile. Por eso cree que Trump priorizará crear las condiciones para expandir la producción del shale gas (que se extrae desde zonas profundas). “Lo claro es que esta política afectará el desarrollo de las energías renovables propiciado por el acuerdo de París y hará más lento el proceso de descarbonización de las economías del mundo”.

    Hoy, Estados Unidos aporta el 15% de las emisiones de CO {-2} a nivel mundial, pero a nivel per cápita es el mayor emisor de gases de efecto invernadero. “Esto nos pone en una situación que nos acercaría al peor escenario de los modelos climáticos”, afirma Bambach.

    Las negociaciones de París buscaron contener el calentamiento global a un aumento de dos grados para fines de siglo sobre la temperatura que existía al comienzo de la revolución industrial (hoy llegamos a casi un grado). “Con todas las negociaciones, habríamos llegado a contener el aumento de la temperatura a 2,9 grados; es decir, ni tan cerca de la meta, pero si Estados Unidos no cumple, la situación será bastante difícil y vamos a llegar a los 1,5 o 2 grados en menos de 10 años”.

    Laura Gallardo, directora del Centro de Ciencia del Clima y Resiliencia, CR2, es pragmática: “no sacamos nada con sentarnos a llorar. Al contrario, hay que porfiar con la razón y con las ganas para llevar adelante los cambios en nuestras matrices energéticas y en nuestro comportamiento”.

    ”El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos con el fin de hacer la industria manufacturera de EE.UU. no competitiva”.

    ”Derroche. Con una deuda de 16 billones y un déficit presupuestario de 1 billón @BarackObama está enviando $770 millones al exterior para combatir el cambio climático”.

     @REALDONALDTRUMP, SU CUENTA OFICIAL EN TWITTER.

    Leer en El Mercurio.