Laboratorios U. de Chile fortalecen las ciencias sociales y humanidades desde la interdisciplina (Noticias U. de Chile)

    154

    Educación, proceso constituyente, cambio climático y museología, son los principales enfoques de los cuatro laboratorios en ciencias sociales y humanidades de la Casa de Bello. Estos espacios interdisciplinarios se han instalado como una herramienta para avanzar hacia un nuevo modelo de investigación, vinculando las necesidades de la comunidad con el quehacer académico.

    Tras su constitución en agosto de 2020, los cuatro laboratorios interdisciplinarios en ciencias sociales y humanidades de la Universidad de Chile, han potenciado la articulación entre investigación, formación y comunidad. La iniciativa forma parte de los objetivos del Proyecto de Fortalecimiento de Universidades Estatales UCH-1899, coordinado por la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo (VID), para visibilizar la importancia de estas áreas en la generación de conocimiento a nivel institucional.

    Los avances de los equipos de trabajo durante sus seis meses de ejecución fueron presentados el 21 de enero, visibilizando la importancia de la inter y transdisciplina en el quehacer académico e investigativo, además de impulsar la vinculación entre la Universidad con actores de la sociedad civil y el sector público. De acuerdo con el coordinador del Proyecto de Fortalecimiento de Universidades Estatales UCH-1899 y el jefe de Gabinete VID, Andreé Henríquez, “Las Ciencias Sociales y Humanidades son fundamentales en la construcción de un modelo de desarrollo democrático e inclusivo. Por esta razón, la experiencia de estos laboratorios resulta sumamente importante para seguir potenciando el rol de nuestra institución en el debate general hacia un Chile donde las personas y el desarrollo sostenible estén en el centro”.

    Ampliando el debate constituyente

    Con un 78% de aprobación en un plebiscito histórico, el 25 de octubre de 2020 Chile decidió elaborar una nueva Constitución Política. Ante este escenario, el “Laboratorio interdisciplinar de Estudios en Controversias Constituyentes”, liderado por el Académico de Facultad de Ciencias Sociales, Pablo Cottet, se ha enfocado en abrir la discusión sobre esta materia para fortalecer los procesos democráticos del país.

    A su vez, el laboratorio ha logrado establecer lazos de cooperación con otras iniciativas académicas, estudiantiles y ciudadanas en materia constituyente, facilitando el acercamiento a las actuales problemáticas nacionales, más allá de una posición experta. Para el profesor Cotteet, “la idea de esta iniciativa es ampliar los procesos de construcción constitucional involucrando a toda la sociedad. Nos interesa atravesar fronteras y aportar en la elaboración de la nueva carta magna a través de procesos de colaboración para esta hoja de ruta”, comentó.

    Por su parte, el “Laboratorio social para la construcción comunitaria de bases constitucionales para una sociedad resiliente al cambio climático, una perspectiva desde la Patagonia”, está encabezado por la Académica de la Facultad de Derecho, Pilar Moraga. Durante los últimos meses, el equipo de trabajo ha realizado cinco seminarios transdisciplinarios de manera online y también se aplicó un estudio cuantitativo para caracterizar las percepciones de los ciudadanos de Punta Arenas, teniendo en cuenta el proceso constituyente.

    Entre los resultados preliminares del estudio, se evidenció que el 47,2% de la población plantea como una necesidad el desarrollo de una ciudad sustentable preocupada por medio ambiente, mientras que otro 41,2% considera muy importante que la constitución asegure la protección de los ecosistemas patagónicos.

    De acuerdo con la profesora Moraga, “este trabajo nos ha permitido comprender por qué debemos abordar el proceso constituyente desde otras regiones. Actualmente, nos encontramos en un punto crucial para el cambio climático, pues en Chile se han establecido planes. Hoy existe un proyecto de ley en discusión, que requiere conocimientos transdisciplinares que puedan aportar desde la investigación y desde una mirada local para el desarrollo de comunidades resilientes”, indicó.

    Repensar la educación y el rol de los museos

    A nivel internacional, existe discusión sobre la desconexión entre los contextos formativos de la universidad en el ámbito de formación inicial docente y los establecimientos educacionales. En este contexto, el “Laboratorio de Prácticas de Formación Inicial y Docencia”, dirigido por el Académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Iván Salinas, se ha enfocado en el estudio e implementación de un modelo de investigación, desarrollo y aprendizaje denominado “tercer espacio”.

    Esta nueva forma de práctica docente busca reorientar e innovar en el currículum conectando los contextos, para instalarse como un espacio nuevo, dinámico y menos jerárquico que permitirá superar la dicotomía entre la universidad y las escuelas. El Profesor Salinas explicó que “la realidad nos dice que existe una lejanía entre el primer espacio de formación y los colegios. Por eso, lo que nosotros buscamos es investigar, analizar y proponer soluciones a los nudos críticos que limitan los aprendizajes, como las dificultades de coordinación, comunicación y definición de las prácticas pedagógicas”.

    Por otro lado, la Académica de la Facultad de Ciencias Sociales, Marisol Facuse, está a cargo del “Laboratorio de Estudios Interdisciplinarios e Investigación Aplicada: Museos y Museologías en el Chile contemporáneo”. Este proyecto ha trabajado en la articulación de una red que permita el intercambio de saberes entre la Casa de Bello y diversas instituciones de la cultura, con el fin de restaurar e impulsar la innovación social de los museos a través de metodologías participativas.

    En su primera etapa, el espacio ha generado ciclos de investigación diagnóstica en diferentes espacios públicos de cultura, mediante cinco nodos de trabajo compuestos por miembros de los museos y académicos nacionales e internacionales. Del mismo modo, han llevado a cabo cuatro webinars con temáticas transversales para invitar a repensar los desafíos contemporáneos en la materia.

    Según la profesora Facuse “este ha sido un desafío en investigación aplicada, en donde las universidades y los museos pueden intercambiar saberes. Queremos analizar y comprender cómo las discusiones sociales han irrigado la percepción de un museo, y dejar de verlos como un lugar contemplativo o puramente educativo. De esta manera, podemos apreciarlos como un lugar abierto que se define por sus públicos y comunidades, con el fin de generar políticas de la cultura de manera participativa”.

    Tras el éxito de los primeros cuatro Laboratorios en Ciencias Sociales y Humanidades, durante este 2021, se abrirá una nueva convocatoria que financiará proyectos que propongan modelos innovadores para la integración de investigaciones vinculadas con las necesidades de la sociedad.

    Para conocer más detalles sobre los laboratorios, visitar el siguiente enlace: https://uchile.cl/u171094

    Leer en Noticias U. de Chile.