Las tecnologías que buscan mitigar en forma acotada el retroceso de los glaciares (Diario Financiero)

138

Expertos coinciden en que la única forma de evitar el retroceso glaciar en el largo plazo es disminuir las emisiones, no obstante, han surgido innovaciones en países como Suiza y Chile que si bien por ahora son caras y acotadas, buscan mitigar el fenómeno. El último informe de la ONU alerta que en Sudamérica uno de los mayores efectos del cambio climático es el derretimiento de los glaciares en la Cordillera de Los Andes

Por Amanda Santillán R.

El último informe del Panel Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas de agosto pasado alerto sobre el aumento de la temperatura global, la frecuencia de la sequía y particularmente en la región sur de Sudamérica, el derretimiento de los glaciares de la Cordillera de Los Andes, lo que afectaría la disponibilidad de agua.

El investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 y académico del Instituto de Geografía de la Universidad Católica de Chile, Fabrice Lambert, explica que estos efectos se verán en todos los glaciares del mundo, pero lo que ocurre particularmente en la Cordillera de Los Andes es una reducción de precipitaciones con aumento de temperatura.

Según el último inventario de la Dirección General de Aguas (DGA), a 2014 había 23641 kilómetros cuadrados (km2) de glaciares y -aunque el próximo catastro aún no es público- establece que entre 2002 y 2018 se registró una disminución de 1912 km2 de la superficie glaciar, lo que representa una baja de 8,1% y la desaparición de 200 glaciares.

Adelgazamiento récord

El jefe de la Unidad de Glaciología y Nieves de la DGA, Gino Casassa, afirma que el retroceso avanza rápido. Chile tiene el récord sudamericano de un adelgazamiento de 30 metros por año (pérdida de espesor), con retrocesos de hasta un kilómetro por año (superficie total) «Son tasas extraordinariamente altas», además, el derretimiento se está adelantando, si antes ocurría entre noviembre y diciembre, «hoy el problema es en pleno verano en enero, febrero, marzo e incluso, abril», dice.

Lambert señala que el glaciar Echaurren es el más estudiado de la Cordillera de Los Andes y según proyecciones de la DGA, se extinguirá a fines de la década de 2030. También los glaciares de la cuenca del río Maipo se extinguirían entre un 25% y un 30% hacia fines de este siglo.

Ambos expertos coinciden en que el cambio climático es la principal causa de la pérdida de masa de los glaciares, no obstante, Casassa dice que también juegan un rol causas antropogénicas (acciones humanas con efectos en la naturaleza), como la contaminación, la quema de leña en el sur o el material particulado de Santiago que llega a la nieve de los glaciares.

Los expertos advierten que la única solución para conservar los glaciares es descarbonizar la economía, meta que Chile ya tiene para 2050, aunque creen que las soluciones de innovación tecnológica o de geoingeniería -como las que han surgido en Suiza- pueden frenar la pérdida de masa glaciar, pero en zonas muy acotadas, principalmente por el costo y factibilidad de cubrir grandes zonas.

Respecto de soluciones de geoingeniería, Lambert señala que en Suiza «se puede hacer a nivel de test para un glaciar u otro, pero no es la solución a largo plazo y definitivamente no es una solución para todos los glaciares porque simplemente no existen los recursos».

Geotextiles, la innovación suiza

Casassa explica que para fines de siglo se espera que desaparezca un 70% de la masa de los glaciares de Los Alpes suizos, un diagnóstico que ha llevado al desarrollo de innovación para abordar el problema, como geotextiles para su cobertura.

El embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki, explica que la primera cobertura geotextil – hecha de fibra de poliéster y de polipropileno- se realizó en el glaciar de Gruschenfirn en 2004 y que desde entonces se ha transformado en una práctica recurrente en Los Alpes. Hoy se utilizan geotectiles en nueve puntos clave del país para proteger las principales atracciones turísticas de la región, además del esquí, «se destinan a proteger áreas bien delimitadas y se basan principalmente en criterios económicos», señala el embajador.

Entre 2004 y 2019, se logró preservar 300 mil metros cúbicos de hielo con 180 mil metros cuadrados de geotextiles, que equivalen a 25 canchas de fútbol. «Si bien esta superficie se ha duplicado desde 2012, corresponder al 0,02% de la superficie glaciar total de Suiza y se ha logrado preservar un 0,03% del volumen total por año», dice Wicki.

Explica que los cobertores de geotextiles son financiados por privados suizos -no por el Estado- con apoyo de científicos, universidades y centros de ciencias aplicadas. El método todavía es «muy costoso», con los valores de entre US$6 Y US$16 por m3 y el costo estimado de la superficie total cubierta en Suiza es de entre US$ 700 mil y US$ 1 millón. «Es importante continuar buscando soluciones para frenar el cambio climático, en ese sentido suiza es un buen ejemplo de innovación y de creación de tecnologías limpias. Sin embargo, estas deberán concentrarse en las causas que lo originan más que los síntomas», dice Wicki.

El experto en geoingeniería y profesor de la universidad de Lapland de Finlandia, John Moore, se ha dedicado a estudiar y simular propuestas para detener el derretimiento de glaciares en la Antártida para evitar el alza del nivel del mar. Respecto de los geotextiles, afirma que «funcionan bien para preservar pequeñas cantidades de hielo, pero no funcionan para las enormes áreas de las que estamos hablando para frenar el nivel del mar».

La solución chilena

Suyai nació hace nueve años tras la fusión de las empresas Sustentable y IEC Ingenieros, con apoyo de Chile Global Ventures de Fundación Chile para crear un mecanismo que protegiera a los glaciares. Desarrollaron el proyecto Glacier Coolers, estructuras metálicas de acero galvanizado y geotextil, que se usan para cubrir la zona de ablación -la parte más baja y cálida del glaciar- para proteger el resto.

«No es necesario cubrir todo el glaciar, porque son enormes, si se cubre la zona de ablación también contribuyes a proteger el resto. Es como una especie de represa del hielo en el mismo glaciar», explica el cofundador de Suyai, Clemente Pérez.

La estructura -modular- se sube en helicóptero a la nieve y se instala entre septiembre y octubre y se retira en marzo y abril para proteger al glaciar durante el verano. «Produce una aislación térmica y también evita, por ejemplo, que le caiga polvo, que es algo que acelera el derretimiento», dice Pérez.

Hasta la fecha han instalado dos proyectos de Glacier Coolers en la cuenca del Maipo en los glaciares Bello y Argüelles. Este último es una instalación que está realizando con Antofagasta Minerals en Los Pelambres.

Pérez adelanta que alistan la instalación de un tercer proyecto en glaciares del Alto Maipo en la Región Metropolitana que aún no pueden revelar. Señala que el objetivo es tener instalaciones que duren más de un verano y para los próximos tres años proyecta tener una cartera de dos o tres instalaciones permanentes.

Hasta la fecha su mayor intervención ha sido de 900 m2 en el glaciar Argüelles con un área de conservación de 5,5 metros y 6 metros de altura, teniendo un volumen estimado de 2520 m3 entre el 20 de octubre del 2019 y el 18 de marzo de 2020, resultados que fueron verificados por el Centro de Investigación en Chile en Tecnología Aplicada a la Minería de la Universidad de Chile (AMTC).

Explica que si bien Chile ha realizado «grandes esfuerzos» para abordar el cambio climático, falta avanzar en mitigación y adaptación. «Este no puede ser un tema que se viene, es un tema súper urgente, los glaciares se están derritiendo hoy día. Hay glaciares en la Región Metropolitana que en 40 años más ya no van a existir», afirma.

Leer en Diario Financiero.