Académico UACh presentó avance de Atlas de sequía para Sudamérica (Noticias Facforen UACh)

250

Duncan Christie, académico de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales, dio inicio a un ciclo de charlas que organiza el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia.

“Los árboles hablan: un atlas de sequías para Sudamérica, 600 años de cambios y variaciones espacio-temporales», fue la charla online presentada por el Dr. Duncan Christie, profesor del Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio de la UACh e investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, (CR)2, el miércoles 5 de mayo.

El Atlas de sequías es un trabajo que lleva una década de colaboración entre Chile y Argentina, donde además participan científicos de Estados Unidos y Europa, una labor que, según el académico, ya cuenta con algunos importantes resultados.

En su presentación, el Dr. Christie explicó que para la realización de este Atlas, el gran archivo ambiental utilizado fueron los anillos de los árboles, a través de los cuales se puede analizar qué tan seco o lluvioso fue un año determinado. Los datos se obtienen tomando testigos de árboles vivos mediante un taladro. “De esta forma reunimos muestras de distintas edades para construir una secuencia”, indicó. Para el Atlas en particular, se utilizaron muestras de 15 mil árboles. Luego de esta recopilación viene un arduo trabajo de laboratorio. “Si el Atlas tuviera forma física, sería un libro de 600 páginas donde cada página es un año de métricas de sequía a lo largo de Sudamérica”, explicó.

Entre las especies más relevantes que se utilizaron se encuentran la queñoa (Polylepis tarapacana), la araucaria (Araucaria araucana), ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis), y lenga (Nothofagus pumilio).

El académico señaló que se realizó un trabajo de verificación con registros históricos para comprobar la calidad de la información extraída de los árboles. Es así como determinaron, por ejemplo, que el año 1536 se caracterizó por fuertes lluvias en Chile central. Los años de sequía 1863 y 1866 coinciden con las crónicas que revelan que, aprovechando dicha sequía, las autoridades de Llanquihue autorizaron a colonos a la quema de alerce entre Puerto Varas y Puerto Montt. Así, muchos otros ejemplos comprueban que los anillos de los árboles son un fiel y útil recurso.

Otro dato importante afirma que cada vez la cantidad de años entre un evento y otro es menor, es decir, fenómenos de sequías extremas o lluvias intensas son cada vez más comunes.

Uno de los productos más relevantes de este proyecto será la creación de un Explorador de Atlas de sequía, el cual pondrá a disposición de todo interesado los datos del atlas. Será una base a la que puedan acceder fácilmente y útil recurso educacional para cualquier persona no especializada.

Leer en Noticias Facforen UACh.