Científicos (CR)2 forman parte de expedición que realizará los primeros estudios en parque marino Nazca- Desventuradas

381
  • El parque, ubicado entre las islas San Félix y San Ambrosio, es el tercero más grande del mundo y alberga un 72% de especies de peces endémicas.
  • De las 11 investigaciones se llevarán a cabo en la expedición científica CIMAR 22, dos están a cargo de los científicos (CR)2.

Fuente: Armada de Chile / Nicole Tondreau

A bordo del buque oceanográfico «Cabo de Hornos», 25 investigadores -entre ellos cuatro del (CR)2- iniciaron la primera expedición científica nacional hacia el recientemente declarado Parque Marino Nazca-Desventuradas, el más grande de América, y uno de los ecosistemas más diversos del planeta.

Así, la expedición CIMAR 22 de la Armada de Chile buscará conocer en detalle esta gran diversidad de flora y fauna que habita en las profundidades del parque chileno de 300.035 kilómetros cuadrados.

dsc_0608
La presidenta de la República, Michelle Bachelet, a bordo del «Cabo de Hornos». Foto: Gentileza Armada de Chile

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet junto a la Ministra de Defensa subrogante, Paulina Vodanovic, el Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, y al Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Enrique Larrañaga visitaron el buque para despedir a los científicos que se embarcarán por 35 días.

«Tras esta expedición hay un esfuerzo contundente y coherente. Las amenazas que enfrentan nuestros océanos implican grandes desafíos, por lo que no basta solo con crear más áreas marinas protegidas, sino que también es necesario monitorearlas, controlarlas y vigilarlas de manera sólida y robusta», comentó la mandataria.

Ítalo Masotti, investigador adjunto del (CR)2, y académico de la Universidad de Valparaíso, asistió a la ceremonia como representante del Centro y del equipo que también componen Laura Farías y Beatriz Díez, y que se adjudicó la ejecución de dos proyectos a bordo del «Cabo de Hornos».

img_20161012
Ítalo Masotti (sentado la izquierda) representó al (CR)2 en la ceremonia. Foto: Nicole Tondreau

Giovanni Testa, Sandra Sanhueza, Susana Rodríguez y Viviana Catalán, estudiantes del (CR)2, se embarcaron en esta expedición y serán los encargados de poner en marcha los proyectos a bordo del buque de la Armada.

«Uno de nuestros objetivos es estudiar los procesos de fijación de carbono y nitrógeno en aguas oceánicas y también analizar su diversidad a través tecnologías avanzadas como la biología molecular», explicó el Masotti.

El pacífico sur oriental, que baña las costas chilenas, se caracteriza por albergar surgencias costeras altamente productivas, junto a una capa sub superficial de aguas carentes de oxígeno, y a una gran extensión de aguas muy pobres en nutrientes.

CIMAR 22 recorrerá esta gran diversidad de ambientes marinos, lo que representa una gran oportunidad única para la investigación del ecosistema alrededor de las islas oceánicas y de los montes submarinos. «Analizaremos la diversidad y abundancia de las diatomeas, un tipo de fitoplancton que se asocia con cianobacterias del tipo Richelia sp. Estos últimos son fijadores de nitrógeno simbiontes del fitoplancton y, que ayudarían a aumentar la productividad de estas áreas relativamente pobres en nutrientes», indicó Masotti.

Además, los investigadores del (CR)2 estudiarán la presencia de gases de efecto invernadero -metano y óxido nitroso- en las áreas costeras y oceánicas. El objetivo según Masotti es «conocer el comportamiento y la variación de estos gases y de alguna forma identificar qué organismos están relacionados con la producción de metano y óxido nitroso».

foto_0000002220161006082213
Recorrido del crucero CIMAR 22. Infografía: Gentileza Armada de Chile.

Equipamiento

El buque «Cabo de Hornos» cuenta para la expedición CIMAR 22 con dos ecosondas multihaz que permitirán un mapeo del fondo marino en tres dimensiones para así de determinar la morfología y geología del parque marino Nazca – Desventuradas y las zonas aledañas. sobre el Parque Marino Nazca- Desventuradas”.

También se utilizará un robot submarino embarcado por Oceana Chile, capaz de operar a profundidades de hasta 550 metros, transmitiendo en directo su señal de video desde los montes submarinos.