Cómo queda el camino para la COP25 después de la Cumbre del Clima en Nueva York (La Tercera)

342

Los especialistas en cambio climático son cautos al poner un gran optimismo con respecto a la reunión de esta semana, debido a la falta de los “grandes protagonistas” de emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, los fuertes movimientos ciudadanos y la urgencia de muchos países en aumentar la ambición, serán clave para llegar a Cerrillos en diciembre.

Por Daniel Fajardo

Más ambición. Fue quizás uno de los conceptos clave de la Cumbre de Acción del Clima que se realizó esta semana en la sede de la ONU en Nueva York, la cual “pasó la posta” a la COP25 que se llevará cabo en diciembre en Santiago. Pero a pesar de los compromisos, la preocupación y el entusiasmo -con Greta Thunberg incluida-, según los expertos, quedó un mal sabor. “Si consideramos que la reunión tuvo como fin acelerar los compromisos para reducir los efectos del cambio climático, el resultado fue bastante magro, ya que los países no mostraron todas sus cartas. Al menos las más ambiciosas”, comenta Raúl O’Ryan, director Centro EARTH de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Y a pesar de que un total de 66 países se comprometieron el lunes en la Gran Manzana a alcanzar la neutralidad en las emisiones de carbono para el año 2050, el presidente de EEUU, Donald Trump, tuvo poco protagonismo. “No significa que desprecie (la cumbre). Simplemente estoy ocupado”, dijo el mandatario norteamericano.

En ese contexto, para Anahí Urquiza, investigadora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 de la Universidad de Chile, “la Alianza de Ambición Climática, que se anunció en el contexto de la cumbre, favorece que otros países aumenten la ambición. Sin embargo, es importante asumir que debido a la ausencia de grandes emisores (EEUU, China, India, entre otros), está lejos de ser una carrera ganada”.

Como sea, según el director de Extensión Centro de Cambio Global de la Universidad Católica, Eduardo Bustos, la cumbre de NY puede ser entendida como un potente catalizador “para que los países miembros de la Convención Marco sobre Cambio Climático (CMNUCC) lleguen a Santiago en diciembre con un mayor grado de ambición, compromiso y disposición de cara a enfrentar, ya no con solo discursos, sino que con acciones, la crisis climática actual.”

Movimientos ciudadanos

Algo en que coinciden los especialistas es el aumento de la conciencia en la opinión pública que se logró en Nueva York, la que debería aumentar a medida que se acerca el encuentro en Cerrillos. “Es importante destacar la relevancia del movimiento de protesta internacional que está presionando a las autoridades. Sin duda está ayudando a instalar la urgencia de la acción climática y permite tener algo de esperanza sobre lo que sucederá con las negociaciones. Esperemos que no nos decepcionen”, dice la académica de la U. de Chile.

Por su parte, Mercedes Ducci, directora ejecutiva de Red Pacto Global Chile (ONU-UNAB) agrega: “Esta cumbre ha sido una muestra del tono que tendrá la COP25 en Chile, un evento ciudadano, donde las nuevas generaciones serán protagonistas, con foco en la evidencia científica y donde las empresas serán situadas por primera vez como agentes claves en el desarrollo, colocando sus aportaciones al mismo nivel que las realizadas por el Estado y la sociedad civil”.

Incluso, desde la ONG World Wildlife Fund (WWF) van más allá. Su director para Chile, Ricardo Bosshard cree que es necesario “crear una mesa de transición post COP25 de alto nivel que incluya diferentes actores de la sociedad y puedan llevarse a cabo discusiones con medidas concretas para el aumento de ambición”, y agrega: “El encuentro en Nueva York compromete a Chile a desarrollar un papel fundamental en la COP25, donde los anuncios del Presidente Piñera están en línea”.

Leer en La Tercera.