“Fase neutra”, el factor climático que explica el otoño seco (El Mercurio)

23

Meteorólogos explican que situación es incierta para este invierno, que tiene probabilidades de ser de normal a seco.

Por Pamela Gutiérrez

Las primeras lluvias del año en la zona central del país podrían caer el próximo martes. En la Región Metropolitana precipitarían alrededor de 5 milímetros y en el sector costero, hasta 15 mm. Estas lluvias afectarán desde O’Higgins hasta Aysén, según informó ayer la Dirección Meteorológica.

El año pasado, a igual fecha, en la Región Metropolitana habían caído 50,8 mm. Este año, la estación Pudahuel apenas ha registrado 1,7 mm. Desde el punto de vista climatológico, este otoño seco se debe a que se dejó atrás al fenómeno de “La Niña” y se entró en el último mes a la llamada “fase neutra” (en que no están presentes ni el fenómeno de “El Niño” ni de “La Niña), “que es más complicada, porque no da indicios”, según el meteorólogo de turno de la Dirección Meteorológica de Chile, Patricio Urra.

Pero un otoño seco puede revertirse. “Mirando la historia, hay años en que ha habido otoños muy secos y que luego tuvieron inviernos lluviosos”, planteó René Garreaud, subdirector del Centro del Clima y la Resiliencia CR2 de la U. de Chile.

En la Región de Valparaíso han llovido 3,4 mm a la fecha (95,6% de déficit), mientras que el año pasado a igual período habían precipitado 144,2 mm. En mayo, junio y julio, las precipitaciones en la costa central se proyectan menores a lo normal, según el Servicio Meteorológico de la Armada.

Desde la tarde del lunes hasta el martes, en Viña del Mar, Valparaíso, San Antonio y Quintero podrían precipitar entre 5 mm. a 15 mm.

Proyección invernal

En cuanto a la predicción climática, Garreaud señaló que aún quedan rezagos del fenómeno de “La Niña”, y que “el dado está cargado para que tengamos un invierno de normal a seco”, es decir, unos 260 mm., con un déficit de 20% respecto de un año normal. La baja de precipitaciones afectaría desde Coquimbo hasta el norte del Biobío. En todo caso, enfatizó que el pronóstico “tiene incertidumbre” para este invierno. Respecto de las temperaturas en la zona central, que ha tenido máximas de 23 °C, se espera que en los próximos días, estas tiendan a disminuir para llegar a un promedio de 15 °C en junio y julio.

Leer en El Mercurio