Investigadoras del (CR)2 analizan acuerdo climático de la COP21

    822

    Un grupo de investigadoras del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 fue testigo de la aprobación del nuevo acuerdo climático que reemplazará al Protocolo de Kyoto, y que busca mantener el calentamiento del planeta en 2 ºC impulsando los esfuerzos para alcanzar, incluso, a los 1.5 ºC sobre los niveles preindustriales.

    Tras dos semanas de intensas negociaciones en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático COP21 realizada en París, 195 países alcanzaron un acuerdo para abordar el cambio climático y desarrollar acciones que permitan disminuir las emisiones de carbono de manera resiliente y sostenible.

    En esta instancia decisiva estuvieron presentes Laura Gallardo, directora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2, y las investigadoras de dicho centro, Pilar Moraga, Paulina Aldunce y Maisa Rojas, quienes formaron parte de la delegación chilena compuesta por representantes del gobierno, de la sociedad civil y del empresariado que asistió a la COP21.

    IMG_6093
    Parque de Exposiciones de Le Bourget, París, donde tuvo lugar la COP21.

    «Es primera vez que tal cantidad de países se comprometen a reducir sus emisiones y a tomar medidas para la adaptación. Como primer paso hacia un modo de desarrollo sostenible, es esperanzador. Es un acuerdo histórico», dijo Laura Gallardo. «Pero solo será eficaz en la medida que exista una plataforma universal, transparente y jurídicamente vinculante», reparó.

    Pilar Moraga, Investigadora Principal del (CR)2 y Directora de la Escuela de Postgrados de la Facultad de Derecho de la U. de Chile, comentó que «se trata de un acuerdo con obligaciones para todos, de ahí que se hable de un acuerdo universal. Al mismo tiempo se reconocen las diversas capacidades de los países. En este sentido daría respuesta a las necesidades de países insulares en materia de adaptación, a los latinoamericanos en reforestación y a los petroleros en la diversificación de su industria».

    IMG_6205
    Pilar Moraga (cuarta de izq. a der) formó parte del panel del evento organizado por Climate Parliament, donde expusó el presidente de Islandia, Ólafur Ragnar Grímsson.

    A pesar de que la mayoría de los países expresaron su conformidad por el acuerdo, queda claro que el trabajo recién está comenzando. «Los países llegaron a París con sus planes de reducciones de gases de efecto invernadero (Contribuciones Nacionales o INDC). La suma de todas esas contribuciones nos llevan a un calentamiento de casi 3 ºC, muy lejos de los 2ºC que propone el acuerdo. La distancia entre las reducciones comprometidas y las requeridas es aún más grande y tendrá que ser resuelto en los próximos años», explicó Maisa Rojas, también profesora asociada del Departamento de Geofísica FCFM U. de Chile.

    Paulina Aldunce, profesora de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la U. de Chile, y quien expuso en el evento «Nuestra salud en tiempos de cambio» desarrollado en el Pabellón de Perú en la COP21, reflexionó acerca de los temas ausentes en el acuerdo. «Se ha avanzado en términos de adaptación, financiamiento, desarrollo y transferencia tecnológica, creación de capacidades, y pérdidas y daños, entre otros, todos ellos incluidos en artículos del cuerpo del texto. Sin embargo, hay otros temas que necesitan ser abarcados con más fuerza, como el género, ya que que las mujeres son uno de los grupos más vulnerables de la sociedad a los impactos del cambio climático».

     

    IMG_6274
    Paulina Aldunce expone el trabajo del (CR)2 con comunidades locales en el evento «Nuestra salud en tiempos de cambio» desarrollado en el Pabellón de Perú en la COP21.

    Los desafíos para Chile

    Aunque las emisiones de Chile significan solo un 0,25% de la cantidad total emitida a nivel mundial (China y Estados Unidos lideran el ranking), los impactos del cambio climático en el país son evidentes, sobre considerando que un 25% de la actual sequía en la zona centro y sur es causada por el cambio climático. «Deberemos hacer más de lo que prometimos. Esto debería significar convertir el sector energético en 100% renovable», dice Maisa Rojas.

    Para Laura Gallardo, hubo señales positivas al respecto en París: «Chile es uno de los 120 países que participa de la Alianza Solar Internacional, la cual se concretó en la COP21 y que apunta a establecer vínculos de transferencia tecnológica y financiera para potenciar el uso de energía solar en países en desarrollo».

    IMG_20151130_182052256
    Maisa Rojas y Laura Gallardo (al centro) con parte de la Delegación Chilena que participó en la COP21.

    Otro momento importante según Gallardo fue el anuncio de la tarificación carbónica por parte de los gobiernos de Alemania, Canadá, Chile, Etiopía, Francia y México. «Estas medidas ya están siendo adoptadas en nuestro país a través del impuesto verde al dióxido de carbono (CO2) y a los óxidos de nitrógeno (NOx)».

    «Para crear la institucionalidad que nos ayude a lograr este objetivo parece más pertinente que nunca elaborar y adoptar una ley de cambio climático», agregó.

    «Una ley le daría la jerarquía política que necesita el tema», recalcó Pilar Moraga, una de las directoras del proyecto «Propuesta de marco legal e institucional para abordar el cambio climático en Chile» liderado por el (CR)2 y Adapt-Chile.

    Sol Meckievi, asistente de investigación del (CR)2, comentó algunos de los primeros resultados del proyecto tras exponer en el evento Sol Meckievi «Climate Law & Governance Day» realizado en La Sorbonne. «Una ley de cambio climático en Chile debería seguir el modelo de Reino Unido o México; es decir un marco legal que establece instrumentos tanto para medidas de mitigación como de adaptación, pero con la flexibilidad necesaria para adaptarse a la realidad del país».

    IMG_6121
    Sol Meckievi (al centro) expone resultados preliminares del proyecto Ley de Cambio Climático de (CR)2 y Adapt-Chile en evento «Climate Law and Governance Day» en la Facultad de Derecho de La Sorbonne, París.

    «Chile es uno de los países más vulnerables a los impactos del cambio climático, por lo debemos hacer más esfuerzos en la adaptación a este fenómeno. Sería un error pensar que podemos dejar todo en manos de un acuerdo internacional o de nuestro gobierno. La acción debe comenzar por cada uno de nosotros», reflexiona Paulina Aldunce.

    El Acuerdo de París será firmado el 22 de abril de 2016 -el Día de la Tierra- en las oficinas de Naciones Unidas en Nueva York.