Ministerio de Medio Ambiente y (CR)2 lanzaron globo cautivo para monitorear calidad del aire en Santiago

392

Las mediciones se realizaron en la azotea del edificio ministerial durante el primer día de la entrada en vigencia de los nuevos planes de descontaminación atmosférica para cuatro ciudades del sur del país.

Por Comunicaciones (CR)2

Temperatura, presión y humedad relativa de la atmósfera capitalina son algunos de los datos que entregará el sondeo realizado por el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 en el marco de la presentación de los nuevos planes de descontaminación atmosférica para Talca y Maule, Chillán y Chillán Viejo, Osorno y Coyhaique.

Estas ciudades se suman a Temuco y Padre Las Casas, comunas ya tienen un plan vigente desde el invierno pasado para enfrentar los altos niveles de contaminación incrementados por el uso de leña, que es responsable del 77% de las emisiones de material particulado.

«Un millón de chilenos van a mejorar su calidad de vida, gracias a la implementación de cuatro nuevos planes de descontaminación atmosférica que apuntan a optimizar sustancialmente la calidad del aire de la zona sur del país», destacó el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier.

En la ocasión, Roberto Rondanelli, académico del departamento de Geofísica de la Universidad de Chile e investigador del (CR)2, lanzó un globo cautivo equipado con una radiosonda que permite medir diversas variables atmosféricas y un minietalómetro para obtener información sobre el carbono negro, uno de los principales componentes de la contaminación atmosférica.

«Son parámetros que en lo general no han sido tomados en consideración, porque las estaciones de monitoreo tradicionales están en la superficie y en la altura las cosas son distintas. Así se puede saber a qué altura están los contaminantes y cómo cambia su concentración durante el día».

El instrumento puede hacer mediciones a un máximo de 1200 metros y mantenerse elevado por media hora. Los datos captados son transmitidos en tiempo real a un computador en la superficie.

También participaron en el lanzamiento Aldo Viscarra, instrumentista del Departamento de Geofísica FCFM y Andrea Mazzeo, investigador postdoctoral del (CR)2.

¿Qué es el carbono negro?

El carbono negro u hollín es un contaminante climático de vida corta que se produce por la combustión incompleta e ineficiente de combustibles fósiles, biocombustibles y biomasa.

A diferencia del dióxido de carbono (CO2), el carbono negro permanece poco tiempo en la atmósfera, aunque es altamente eficaz en la captura de luz solar. Un gramo de carbono negro tiene el tamaño de la mitad de una moneda de cinco pesos chilenos, pero su superficie de absorción lumínica es equivalente a la de 10 paraguas de color negro.

Toda esa energía se devuelve a la atmósfera, atrapando el calor en las ciudades y aportando al calentamiento global.

Cabe señalar que Nicolás Huneeus y Fabrice Lambert, ambos investigadores del (CR)2, lideran proyectos FONDECYT para conocer la dispersión y concentración de carbono negro en glaciares y zonas cubiertas por hielo en la Región Metropolitana y central de Chile. Estas investigaciones se encuentran en desarrollo y sin duda ayudarán a conocer más del impacto del carbono negro en nuestro país.