Sobrevivir en una isla de calor (La Segunda)

488

Las islas y puntos de calor son zonas de la ciudad cada vez más numerosas, que se originan a partir de factores de planificación urbana como el exceso de cemento, la concentración de edificaciones y la falta de áreas verdes, y que inciden en la calidad de vida de quienes habitan esos lugares. Allí, en medio de olas de calor como las de las últimas dos semanas, cuando los termómetros rozaron los 36 grados, se experimentan hasta 10 grados adicionales de temperatura. Así lo sudan quienes viven y trabajan en tres de ellas: Plaza de Armas, a los pies del cerro Renca y en Estación Central, a la altura de Metro Ecuador.

Por Daniela Doren, Ernesto Garratt y Ana María Hurtado

Fotos: Felipe Díaz y Diego Reyes

Ilustración de portada: Marco Valdés

Leer en La Segunda.