Trump: El hombre que no cree en el cambio climático (La Tercera)

    432

    Siendo candidato, dijo que fenómeno era “un invento de China”. Prometió que fondos para ayudar a países los usaría internamente.

    Por Cristina Espinoza

    Este lunes comenzó en Marrakesh, Marruecos, la primera reunión (COP22) tras la entrada en vigencia del Acuerdo de París diseñado para bajar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Aquí se comienzan a definir los detalles del documento o la letra chica para cumplir con él. Nadie pensó que este acuerdo entraría en vigor tan rápido, pero el liderazgo de EE.UU. y China -los principales emisores globales-, que se comprometieron a trabajar juntos por el estudio y financiamiento de las energías limpias, además de limitar sustantivamente sus emisiones, impulsó esta rápida ratificación.

    El trabajo del gobierno de Barack Obama, sin embargo, se ve hoy amenazado por la llegada de Donald Trump, quien siendo candidato señaló no creer en el cambio climático -incluso aseguró que es un invento de China- y quien indicó que usará los recursos prometidos a ayuda internacional (al llamado Fondo Verde) en proyectos de infraestructura interna.

    Nadie sabe si cumplirá su promesa, pero su triunfo impactó en la COP22, aunque no tanto como para alterar las negociaciones, que continuaron como estaba planeado.

    Mariana Panuncio-Feldman, jefa de la delegación del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), cuenta a La Tercera desde Marrakesh que “todo el mundo siguió trabajando”, y asegura que es porque “estamos en un momento distinto, en cuanto a que tenemos un acuerdo legalmente vinculante, que 105 países lo han ratificado (hasta este jueves), y la sensación es que ahora hay que implementar”.

    ¿Qué tanto puede afectar la llegada de Trump? Por ahora no mucho, pues el tratado ya entró en vigor y para retirarse debe esperar al menos un año. De renunciar, eso sí -al ser el segundo emisor global-, generaría un impacto, pero también por el compromiso con China. “Fueron la dupla que suscribió el acuerdo, la condición era que cada uno cumpliera y China podría poner en duda su continuación”, dice Pilar Moraga, experta en derecho internacional del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2).

    Pero si bien los estadounidenses se inclinaron por Trump, no significa que exista un rechazo a los compromisos en materia de cambio climático, y ya hay ciudades y estados con planes relacionados. “Además, Trump ha hablado de la creación de empleos y para muchos países el desarrollo de las ERNC ha sido una forma de generar nuevos mercados de trabajo”, asegura. “El que sí se puede ver mermado en el corto plazo es el Fondo Verde”, dice, que reunirá la ayuda internacional para que pueda ser usada por países que la necesitan.

    Con todo, aún hay formas de que la comunidad internacional presione. “Si el mundo tiende a una economía baja en carbono, los mercados enviarán señales en ese sentido y eso va a orientar a los países a modificar el mercado interno para responder a obligaciones internacionales”, dice Moraga.

    Leer en La Tercera.