Carta de los científicos climáticos a la COP26: un llamado al reconocimiento total de la ciencia y a una mayor ambición

    493

    Un grupo internacional de científicos climáticos llama a las partes involucradas en las negociaciones de la COP26 a reconocer plenamente la evaluación científica más reciente y completa sobre cambio climático, incluida en el Sexto Informe de Evaluación (AR6) del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

    La ciencia es clara: se necesitan acciones inmediatas, fuertes, rápidas, sostenidas y a gran escala para mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 °C y realizar esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C, y así limitar el riesgo futuro y las necesidades de adaptación durante las próximas décadas y siglos.

    Esto significa que se necesitan mayores y más rápidas reducciones de emisiones de aquí a 2030. Siguiendo el camino de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) actuales, el presupuesto de carbono restante para limitar el calentamiento a 1,5 °C (cuantificado por el AR6) se agotará pronto.

    Nos gustaría ver reflejados en el texto principal de la decisión final de la COP26 los riesgos que plantea un mundo en constante calentamiento, así como la urgencia y las oportunidades para la mitigación y la adaptación.

    Este llamado se encuentra plasmado en una carta abierta firmada por científicos climáticos de más de 43 países, quienes adhieren a modo personal y no en nombre de sus instituciones académicas.

    Entre los firmantes se encuentran autores principales de informes del IPCC, junto a Valérie Masson-Delmotte, co-chair del IPCC para el AR6. También son parte de la misiva Susan Solomon y Thomas Stocker, anteriores co-chairs del IPCC, y Jean Jouzel, anterior vice-chair del IPCC.

    La carta se presentó en una conferencia de prensa en el Pabellón de la Ciencia de la COP26. De izquierda a derecha: Piers Forster, University of Leeds, Reino Unido, Sonia Seneviratne, ETH, Suiza, Joeri Rogelj, Imperial College, Reino Unido, y Paulina Aldunce, Universidad de Chile, (CR)2, Chile.

    La Dra. Sonia Seneviratne de ETH, Suiza, dijo: «La ciencia más reciente del IPCC muestra los beneficios de limitar el calentamiento global a 1,5 °C y la necesidad de una acción climática inmediata para mantener este objetivo al alcance. Sin reducciones considerables de las emisiones de CO2 y el uso reducido de combustibles fósiles en un plazo de 4 a 5 años, las promesas de limitar el calentamiento global a 1,5 °C no son creíbles».

    La Dra. June-Yi Lee de la Universidad Nacional de Pusan, Corea del Sur, dijo: «La información más reciente sobre las bases físicas del clima muestra que todavía tenemos la posibilidad de limitar el calentamiento global a menos de 1,5 °C. Pero esto requiere bajar la curva de emisiones de gases de efecto invernadero de forma inmediata y de manera continua, ya que la ventana de oportunidad se está cerrando».

    El profesor Piers Forster de la Universidad de Leeds, Reino Unido, dijo: «Reconocer la ciencia del IPCC en el texto principal de la COP permite desafiar a las partes que muestran una ambición débil y ayuda a la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC) a construir un marco sólido de seguimiento y presentación de informes para convertir las promesas en acciones. Las metas nacionales para 2030 deben fortalecerse ahora y deben revisarse antes de la COP27».

    El Dr. Pep Canadell, director ejecutivo de Global Carbon Project dijo: «La emergencia climática excepcional en la que vivimos requiere compromisos y acciones nacionales igualmente excepcionales para frenar la tendencia a la acumulación constante de emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Con información científica robusta sobre lo que se debe hacer para estabilizar el clima global, nunca hemos estado tan bien posicionados para lograrlo: transformar el conocimiento científico en acciones conmensurables, no en palabras».

    El Dr. Christophe Cassou del Centre National de Recherche Scientifique, Francia, dijo: «El último informe del IPCC nunca ha sido tan claro y nadie puede negociar con las leyes de la física. Cada tonelada adicional de gases de efecto invernadero proveniente de la quema de combustibles fósiles y la deforestación conducirá inequívocamente a un mayor calentamiento y un mayor riesgo para la sociedad humana y los ecosistemas naturales. Cada fracción del calentamiento evitado limita estos riesgos con beneficios colaterales en temas de salud, seguridad alimentaria, biodiversidad, justicia y equidad. El futuro no está determinado; está en nuestra mano colectiva, no mañana, sino ahora. Esto requiere lucidez, honestidad y ética porque las decisiones de hoy no solo nos comprometen, sino que también importan para las generaciones futuras».

    El Dr. Joeri Rogelj del Imperial College de Londres, dijo: «Desde el inicio de las negociaciones climáticas en la década de 1990, la ciencia ha proporcionado la base, la evidencia y las herramientas para la acción climática. Hoy en día, la ciencia nos dice que se necesitan acciones urgentes y reducciones de emisiones globales para mantener el calentamiento dentro de los límites de seguridad establecidos por los gobiernos en el Acuerdo de París y mantener los 1,5 °C. Las promesas actuales aún no están a la altura de esa ambición. El resultado de la COP26 será más sólido y convincente si refleja estos hechos científicos».

    La Dra. Maisa Rojas de la Universidad de Chile y del (CR)2, dijo: «Hay tantas similitudes entre el cambio climático y la pandemia global: cuán interconectados estamos, el valor de la ciencia y la cooperación, la necesidad de sociedades resilientes, entendida como la capacidad para hacer frente a las conmociones y las crisis. Aprendamos de la pandemia y mostremos la misma determinación para abordar la crisis climática».

    La Dra. Paulina Aldunce de la Universidad de Chile y del (CR)2, dijo: «El informe del IPCC publicado en agosto nos da una comprensión más clara sobre el clima pasado, presente y futuro, destacando la urgencia de actuar y planificar ahora para el corto plazo, pero también para el futuro a largo plazo. Abordar las causas del cambio climático a través de la mitigación es clave pero no suficiente si queremos proteger a la sociedad, lo que se necesita es aumentar nuestra ambición de adaptarnos al impacto de un clima cambiante».

    Leer la carta aquí