Nuevo informe del (CR)2 da cuenta del estado de avance la gobernanza climática en Chile

330

El informe a las naciones “Gobernanza Climática de los Elementos” analiza la capacidad de las instituciones y diversos actores, para generar mecanismos de gobernanza enfocados en los elementos de la naturaleza.

Por Michelle Ferrer Solar

En un esfuerzo de dar cuenta sobre el estado de avance de la Gobernanza Climática en Chile, es que un equipo de investigadores e investigadoras el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 han puesto a disposición de la comunidad el Informe a las Naciones “Gobernanza Climática de los Elementos: Hacia una gobernanza climática del agua, el aire, el fuego y la tierra en Chile, integrada, anticipatoria, socio-ecosistémica y fundada en evidencia”.

El documento desarrolla un análisis detallado de la institucionalidad que rige en Chile en cuatro ámbitos fundamentales: disponibilidad de agua, erosión del suelo, incendios forestales y contaminación atmosférica y forzantes climáticos. Además, el informe cuenta con una página web que servirá de repositorio y contendrá una serie de documentos de interés, dentro de los que se encuentran fichas de publicaciones científicas, cápsulas climáticas, entre otros, que ayudarán a dar cuenta del nivel de preparación que el país para dar respuesta pertinente a las alteraciones de los elementos de la naturaleza derivadas del cambio climático.

Tal como explica Pilar Moraga, investigadora del (CR)2 y subdirectora del Centro de Derecho Ambiental U. de Chile, “a través de este Informe a las Naciones y el sitio web, buscamos sistematizar una visión de la gobernanza climática en el país. En particular, entender cómo usamos y cómo gobernamos los elementos de la naturaleza –agua, aire, tierra, fuego- en un contexto de cambio climático”.

Estos nuevos fenómenos tienen una serie de implicancias que desafían las formas tradicionales con las que los seres humanos interactúan con los elementos de la naturaleza, los cuales son el agua, la tierra, el fuego y el aire. En este sentido, Pilar Moraga señala que “nuestro propósito es identificar la situación de gobernanza actual y proponer mejoras y metas que, con base científica, pueden orientar hacia dónde deberíamos dirigirnos para fortalecer estas formas de gobierno de los elementos naturales”.

¿Qué es la “Gobernanza climática”?

La gobernanza climática es la manera en que la sociedad define objetivos y prioridades, e implementa y supervisa acciones de diversa índole para hacerse cargo de las causas y consecuencias del cambio climático, ya sea para ejecutar acciones que permitan contener el calentamiento global o para abordar sus impactos. Estos pueden tomar forma en instituciones, normativas, instrumentos, mecanismos, recursos financieros y todo tipo de decisiones que se toman a nivel local, nacional o internacional, ya sea por diversos actores, públicos o privados, individuos o comunidades.

Según Marco Billi, investigador del (CR)2 y coordinador del informe, “en Chile coexisten simultáneamente múltiples regímenes de gobernanza: una gobernanza climática incipiente y transversal, donde podemos encontrar, por ejemplo, los alcances de la oficina de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente; y otra dedicada a regular cada uno de los elementos, donde entran las entidades que gestionan los recursos hídricos o el control de incendios forestales, por ejemplo. Aun así, son iniciativas fragmentadas, donde la institucionalidad vinculada a cada elemento actúa por separado”.

¿Por qué usar el término “Elementos”?

Los “elementos” pueden ser entendidos como complejos sistemas compuestos por una multiplicidad de componentes y procesos naturales y sociales, que en múltiples escalas generan contribuciones positivas como negativas para los colectivos humanos. Estas pueden ser, a la vez, fuentes de bienes y servicios que son valorados por las sociedades, como la provisión de agua potable, o causantes de daños y perjuicios en comunidades, ecosistemas y territorios, como lo son las inundaciones o sequías.

Al respecto, Marco Billi explica que “en Chile existe una mirada muy antropocéntrica respecto de la relación entre la sociedad y la naturaleza, por lo que las contribuciones de los Elementos son generalmente concebidas como un recurso a explotar o como desastres a evitar. Por esto es necesaria una comprensión sistémica de los procesos en que estos se basan y, al hablar de Elementos en lugar de recursos o desastres, tratamos superar esta mirada sesgada”.

Para revisar el nuevo Informe (CR)2 a las Naciones “Gobernanza Climática de los Elementos”, así como también conocer más sobre estos conceptos y las iniciativas que están desarrollando en esta materia las y los investigadores del (CR)2, visita el sitio web https://www.cr2.cl/gobernanza-elementos/.