Pilar Moraga por aprobación de la Ley Marco de Cambio Climático: “ya podemos contar con una política climática estable”

    591

    El proyecto, que fue despachado finalmente la semana pasada por el Senado y que  fue aprobado de forma unánime, contó con la asesoría científica del (CR)2 y sería el primer marco legal de este tipo en América Latina.

    Por Michelle Ferrer Solar

    Con el objetivo de dar cumplimiento a las metas del Acuerdo de París, en particular la de alcanzar la carbono neutralidad al año 2050, fue aprobado por el Senado en pleno el proyecto de Ley Marco de Cambio Climático, quedando listo para ser remitido al Ejecutivo para su firma y promulgación.

    El proyecto, que ingresó en enero 2020 para su discusión en el Senado, contó con el apoyo del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 como organismo técnico asesor de la Comisión del Medio Ambiente y Bienes Nacionales y del Ministerio del Medio Ambiente. Esto fue resultado del acuerdo adoptado en sesión del martes 27 de octubre entre el Ejecutivo, representado por la Ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, y los miembros que conformaban dicha Comisión, siendo parte en ese entonces los y las senadores/as Alfonso de Urresti, Ximena Órdenes, Isabel Allende, José Miguel Durana y Rafael Prohens.

    A su vez, dentro de quienes representaron al (CR)2 durante la asesoría científica que concluyó durante el 2021, se encuentran Maisa Rojas, ex directora del (CR)2 y actual ministra del Medio Ambiente; Andrea Rudnick, ex directora ejecutiva del (CR)2; y Pilar Moraga, actual subdirectora del (CR)2 y del Centro de Derecho Ambiental de la Facultad de Derecho U. de Chile.

    Una ley para implementar el Acuerdo de París

    Con respecto a la importancia de la aprobación de la Ley Marco de Cambio Climático, Pilar Moraga señala que su relevancia reside en el aporte que realizará para definir la política climática en un marco legal que va a trascender en el tiempo, más allá de los gobiernos de turno, contando con una política climática estable, que mire a largo plazo.

    “Esta Ley lo que establece es la responsabilidad de distintos órganos del aparato del Estado y con eso la política climática se hace transversal. Es parte de la competencia del Ministerio del Medio Ambiente pero también es la responsabilidad de otros ministerios, como son el de Energía, de Obras Públicas, el de Minería, entre otros, además de los Gobiernos Regionales y locales y, en ese sentido, cada uno de estos niveles de gobierno tendrá obligaciones, responsabilidades en definir la política climática”.

    Otro punto que valora la subdirectora del (CR)2 es el objetivo meta de la Carbono Neutralidad al año 2050, donde el hecho de que Chile tenga una meta establecida por ley es inédito a nivel internacional.

    “La Ley Marco de Cambio Climático establece que esta meta se debiese alcanzar al menos en esa fecha y que se va a revisar cada cinco años, de acuerdo a los compromisos asumidos en la NDC, que se va ir también revisando cada 5 años. Entonces, en este sentido me gustaría valorar el hecho que esta ley como una Ley Marco, pero también como una ley coherente con lo que es el cambio climático, con los cambios que se van produciendo permanentemente, nos da la posibilidad de revisar esta meta siempre enfocada hacia una mayor ambición y en la medida de las capacidades que existan en Chile para alcanzar esta meta”, agrega.

    Desafíos pendientes

    Para Pilar Moraga, esta ley es un avance en lo que es la política climática en materia de adaptación, “que es el gran desafío que tiene Chile y es por eso que de ahora en adelante se van a tener que definir estas medidas concretas para avanzar en esta materia desde los distintos niveles de gobierno, cuestión que debe ser muy trascendente para los desafíos que tenemos siendo Chile un país vulnerable al cambio climático”.

    “Aun así, como mencionaba, van a ser los distintos órganos del Estado los que van a tener que definir a través de sus planes respectivos, ya sea de mitigación o de adaptación, cuáles van a ser las medidas específicas para alcanzar las metas y objetivos que se han fijado conforme a lo establecido en la Estrategia Climática de Largo Plazo, que ya está en vigor y que a su vez distribuye las responsabilidades del compromiso nacional establecido en la NDC. Ese es el mayor desafío: definir estas medidas e implementarlas, para lo cual los distintos órganos de Gobierno ya pueden empezar a trabajar en ello”, concluye la Subdirectora del (CR)2.