Pilar Moraga y Rodrigo Benítez debaten sobre aspectos jurídicos y medioambientales de la propuesta de nueva Constitución (CNN Chile9

    146

    Durante el especial de Futuro 360, la abogada Pilar Moraga, investigadora del Centro de Derecho Ambiental de la U. de Chile junto a Rodrigo Benítez, abogado de la Universidad Católica y exsubsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, expusieron sus miradas en un capítulo especial de Desafío Constitucional, para discutir las dudas y oportunidades de la propuesta de nueva Constitución en relación al medio ambiente y otras materias relacionadas.

    Quedan un par semanas para que el país se enfrente al plebiscito constitucional, un referéndum histórico que se desarrollará el próximo 4 de septiembre para determinar si la propuesta de la Constitución Política de la República, redactada por la Convención Constitucional, sea aprobada o rechazada por la ciudadanía.

    El cambio climático es uno de los problemas más urgentes que enfrenta nuestra sociedad y la redacción del texto constitucional no solo determinará el modelo de gobernanza, sino también el futuro de los bienes comunes de la naturaleza. El Capitulo III  del texto se denomina «Naturaleza y Medio Ambiente», tiene 23 artículos en total y fue subdividido en cinco partes.

    Para ahondar en este tema, la abogada Pilar Moraga, investigadora del Centro de Derecho Ambiental de la U. de Chile y subdirectora del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 junto a Rodrigo Benítez, abogado de la Universidad Católica y exsubsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, expusieron sus miradas en un capítulo especial de Desafío Constitucional, para discutir las dudas y oportunidades que posee la propuesta de la nueva Constitución en relación al medio ambiente y otros temas.

    Sobre la Constitución de 1980, Moraga señaló que un punto que rescata del texto es el que hace alusión al “el derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado”. Por su parte, Benítez  aseguró que la Constitución actual “ha permitido toda esa habilitación de la política para avanzar en normas, planes de descontaminación, protección”.

    “Lo importante a mi juicio es dónde están los deberes, tanto del Estado como de las personas hacia la naturaleza más que los derechos. (…) No hay una tradición constitucional de defensa de derechos de la naturaleza”, reconoció el abogado UC.

    “Los textos constitucionales es muy normal que tengan conceptos jurídicos indeterminados, porque son normas que se van a ir adaptando en el tiempo. El medio ambiente es el mejor ejemplo“, agregó la subdirectora del (CR)2.

    La creación de la Defensoría de la Naturaleza

    Uno de las nuevas medida que propone el texto de la nueva constitución, es la creación de la Defensoría de la Naturaleza una institución autónoma y con patrimonio propio deberá velar por los derechos ambientales y de la naturaleza.

    La propuesta constitucional también establece que la Defensoría podrá fiscalizar a los órganos del Estado y a las entidades privadas en el cumplimiento de sus obligaciones. Sobre esto, Rodrigo Benítez  y Pilar Moraga expresaron diferencias frente a este punto.

    “¿Para qué crear una nueva institución distintas con las mismas funciones?”, sostuvo Benítez y agregó  que “la legislación actual está a la altura. Tenemos un sistema de evaluación moderno, podemos discutir la formación política y avanzar en eso”, dijo.

    De acuerdo a Moraga “el Estado tiene un rol importante que no siempre cumple y que es necesario que existan mecanismos y organismos para que lo que tiene que ocurrir, ocurra”.

    “La propuesta que hoy existe, corresponde a los temas que vivimos”, dijo.

    “La discusión no tiene que ver con lo ambiental, tiene que ver con otras cuestiones más relevantes. No es solo ambiental. Tiene que ver con el sistema político y de justicia. (…) En lo ambiental – a mi juicio- hay cosas pasadas“, concluyó Benítez.

    Revisa el programa completo en CNN Chile.